Sergio Canales, en 'El hormiguero'.
Sergio Canales, en 'El hormiguero'. ATRESMEDIA

Este lunes visitó El hormiguero uno de los futbolistas revelación de la temporada, el jugador del Betis Sergio Canales. El cántabro obtuvo una gran recompensa a su destacada actuación durante el año, la convocatoria con la selección española.

Pablo Motos quiso saber que había sentido al debutar con España [el 23 de marzo ante Noruega], a lo que el centrocampista le confesó que "cuando suena el himno, y lo has visto tantas veces por la tele, se te pone la piel de gallina. Es de las mejores sensaciones que me voy a llevar en mi carrera y una ilusión que quiero seguir disfrutando".

Además, tras las numerosas lesiones que ha sufrido a lo largo de su carrera, Canales no esperaba la llamada de Luis Enrique: "Después de toda la historia que hay detrás, cuando tuve la llamada fue un gran momento de shock", admitió.

El presentador quiso que explicara la curiosa forma por la que se enteró de la convocatoria: "No sabía nada. Estábamos entrenando normal y, de repente, se paró el entrenamiento y vinieron todos mis compañeros a felicitarme. Fue muy bonito", recordó el cántabro.

Pero Motos también quiso saber que se siente cuando se marca un gol, a lo que el futbolista le contestó que "depende de si marcas en casa o fuera. Si lo haces en tu estadio, miras a la grada y está todo el mundo de pie, celebrando y aplaudiéndote", comentó. "En ese momento piensas que eres el rey, pero la sensación dura apenas unos segundos", añadió.

Canales valoró mucho los goles que hacen Messi o Cristiano Ronaldo a lo largo de una temporada, llegando en ocasiones a más de 60 goles al año [entre todas las competiciones que disputan] ya que "es muy difícil meter un gol. Este año he marcado nueve", señaló.

Lo peor de su carrera, las lesiones

El jugador debutó en Primera División con 17 años con el Racing de Santander, y sus grandes actuaciones le valieron para fichar por el Real Madrid. Posteriormente pasó por el Valencia y Real Sociedad hasta esta temporada, que recaló en el Betis. Pero las lesiones han impedido ver al jugador que prometía ser cuando fichó por los madridistas.

"Son momentos que hoy recuerdo como buenos, porque ahora estoy mejor que antes de tenerlas. Me ha hecho aprender, valorar y darme cuenta de todo lo que tengo y lo que es importante en la vida", admitió. Un daño colateral de la recuperación de las lesiones fue perderse su luna de miel: "Fue una decisión que tuve que tomar porque estaba en una situación de la lesión que no veía nada bien. Tomé la decisión de quedarme porque no iba a disfrutarla. Mi mujer se fue con su madre", concluyó entre risas.