Pedro Sánchez
El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, durante una rueda de prensa en Moncloa. EFE

El PSOE asegura que va a hacer "todo lo posible" para que no haya que repetir elecciones y que "la idea" es que Sánchez se presente a la investidura con "acuerdo" con las fuerzas necesarias.

De momento no tiene nada cerrado con ninguna fuerza, vía abstención o vía apoyo expreso. Con sus peticiones a PP y Cs para que abstenga y a Podemos para que le dé su apoyo sin entrar en el Gobierno, Sánchez se abre a tres escenarios:

1.- Acuerdo con Unidas Podemos y voto en contra del PP y Ciudadanos. Este es el acuerdo que busca Sánchez con el Gobierno de cooperación que se dispuso a explorar con Iglesias.

Si consiguen salvar las distancias que hoy crean la exigencia de Podemos de entrar en el Ejecutivo, Sánchez podría superar que PP y Cs le votaran en contra en una segunda votación, con más síes que noes, en la que el PSOE y Unidas Podemos, PNV, Compromís y  Partido Regionalista de Cantabria (PRC) sumarían 173 votos, más que los 155 ‘noes’ que cosecharía de PP, Cs, Vox, JxCAT y Coalición Canarias, siempre que Bildu y ERC se abstuvieran, tal y como se inclinan por hacer.

2.- Abstención del PP o de Cs y también de Unidas Podemos. Si Sánchez consiguiera que PP o Cs se abstuvieran, no necesitaría el voto favorable de UnidasPodemos para ser investido por mayoría simple.

Le bastaría con que los de Iglesias también se abstuvieran y sumar los síes de PNV, Compromís y PRC y también Coalición Canarias si no hay ningún acuerdo con Podemos para tener más votos a favor que los que sumarían PP o Cs con Vox, JxCAT, Suma Navarra y Bildy y ERC, de manera que así no dependería de los independentistas.

3.- Abstención de PP y Cs. El escenario que más facilitaría la investidura de Sánchez, porque si estos dos partidos no contabilizan ni a favor ni en contra, le bastarían los 123 escaños socialistas para ser reelegido presidente.