Moose espera junto a la cama de su dueño
Moose espera junto a la cama de su dueño. FACEBOOK / ELEVENTH HOUR RESCUE

Moose se sentó junto a la cama de hospital de su dueño a esperar pacientemente a que este regresara, pero nunca lo hizo. Es la historia de un cruce labrador de tres años que aguardó en un centro sanitario de Estados Unidos a que su propietario fallecido volviese para llevarlo a casa. Desamparado, fue trasladado al refugio de la ONG Eleventh Hour Rescue, de Nueva Jersey, que comenzó a buscarle una familia que lo adoptase.

La organización publicó su historia y una foto en redes sociales para llamar la atención de los internautas y alcanzar antes su objetivo de encontrarle a Moose un nuevo dueño. Para ello se sirvió también de la colaboración de otras ONGs, como North Star Pet Rescue.

El labrador arrastraba una trágica historia anterior, ya que había sido abandonado en la puerta de una perrera en Georgia, donde tuvo que pasar varios meses bajo la amenaza de ser sacrificado por la falta de espacio en el recinto. Transcurrido este tiempo, fue trasladado a otro refugio en Nueva Jersey para evitar que una inyección acabase con su vida.

Allí, tras un "flechazo mutuo", fue felizmente adoptado por su dueño. Apenas un año depués, su propietario falleció y Moose se vio obligado a regresar al refugio y a esperar que una familia quisiera hacerse cargo de él de nuevo. 

"Moose se sentó pacientemente al lado de la cama de hospital de su padre, a la espera de que volviese, sin saber que 'Dad' había fallecido. Moose ha vuelto ahora con nuestros amigos de Eleventh Hour Rescue y está llevando muy mal la pérdida de su padre. Por favor, ayuda a Moose a encontrar un nuevo hogar y una familia que lo quiera. Es un chico dulce y feliz por naturaleza. Solo necesita que su corazón sane", escribió la North Star Pet Rescue.

El pasado sábado la ONG informó de que Moose había sido adoptado por una "familia maravillosa", después de haber recibido varias solicitudes de adopción "gracias al poder de las redes sociales".