Alí Jamenei
El líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei. IRNA

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha anunciado este lunes la imposición de sanciones financieras al líder supremo de Irán, Ali Jameneí, y a ocho comandantes iraníes, en plena escalada de la tensión en el golfo Pérsico.

Además, Washington planea sancionar esta semana al ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, una figura clave en la negociación e impulsor del acuerdo nuclear de 2015, adelantó el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin.

En el Despacho Oval, Trump firmó un decreto para imponer las sanciones que, prometió, "negarán al líder supremo, su oficina y a aquellos más cercanos a él el acceso a recursos financieros clave". "Esta medida responde a una serie de comportamientos agresivos del régimen iraní en las últimas semanas, incluido el derribo de un dron estadounidense" el pasado jueves, afirmó el mandatario.

"El líder supremo de Irán es el responsable último de la conducta hostil del régimen. En su país le respetan, y su oficina supervisa los instrumentos más brutales del régimen, incluidos los Guardianes de la Revolución", subrayó.

No obstante, Trump reiteró que le "encantaría poder" negociar con Jameneí para rebajar las tensiones bilaterales, una oferta que el líder supremo iraní ha rechazado hasta ahora. Jameneí "tiene el potencial de tener un gran país, y pronto, muy pronto", si negocia con Estados Unidos, subrayó.

Trump describió las sanciones como una "respuesta fuerte y proporcionada a los actos provocativos de Irán", días después de asegurar que frenó en el último momento un ataque selectivo al país persa por considerar que no habría sido "proporcionado" respecto al derribo de un dron estadounidense en el golfo Pérsico. Sin embargo, al ser preguntado por si las sanciones son una represalia por el abatimiento del dron, Trump replicó: "Esto es algo que iba a pasar de todas formas".

Mnuchin precisó después que las sanciones a Jameneí ya estaban preparándose "de forma previa" al incidente con el avión no tripulado, pero dijo que ese suceso -y los recientes ataques a petroleros en el golfo Pérsico- sí motivaron algunas de las medidas anunciadas por el Departamento del Tesoro.

Ocho comandantes iraníes

Esa agencia estadounidense impuso este lunes restricciones financieras a ocho comandantes iraníes, entre ellos el de la Fuerza Naval del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución, Ali Reza Tangsirí, quien lidera la "estructura responsable del sabotaje de barcos en aguas internacionales", indica un comunicado del Tesoro.

Las sanciones también afectan a Amirali Hayizadeh, el comandante de la división aeroespacial de los Guardianes de la Revolución iraní, "cuya burocracia fue responsable del derribo" del dron de EEUU, y a Mohamad Pakpur, el comandante de la fuerza terrestre de ese cuerpo de élite, por sus acciones en Siria, según el Tesoro.

Además, quedan sujetos a las restricciones los comandantes de los cinco distritos navales de la Armada de los Guardianes de la Revolución -Abás Gholamshahi, Ramezan Zirahi, Yadollah Badin, Mansur Ravankar y Ali Ozma'i- responsables de las operaciones navales en provincias costeras como Bushehr, adyacentes al estrecho de Ormuz.

EE UU, "sediento" de guerra

El ministro iraní de Exteriores, Mohamad Yavad Zarif, ha dicho después de la imposición de las nuevas sanciones que los cercanos al presidente estadounidense, Donald Trump, "están sedientos por una guerra".

"Donald Trump tiene 100 por 100 razón respecto a que el ejercito de EEUU no tiene nada que hacer en el Golfo Pérsico, la retirada de las fuerzas estadounidenses (del Golfo Pérsico) está totalmente en línea de los intereses de Estados Unidos y el mundo", dijo Zarif, en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

"Pero ahora está claro que el Equipo B no está preocupado por los intereses de los Estados Unidos. Ellos desprecian la diplomacia y están sedientos por una guerra", tuiteó Zarif.

Como "equipo B", Zarif se refiere al asesor de seguridad nacional estadounidense, John Bolton; el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y el príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salman. Este domingo, Zarif señaló que el "equipo B" casi conduce al presidente estadounidense, Donald Trump, a desatar una guerra.

Por otro lado, el embajador permanente de Irán en la ONU, Majid Takht-Ravanchi, ha asegurado que Teherán no puede entablar un diálogo directo con Washington mientras su país está siendo amenazado.

"Nadie puede aceptar un diálogo con alguien que te está amenazando con más sanciones", ha dicho Ravanchi en paralelo a la reunión del Consejo de Seguridad para abordar la cuestión de Irán e indicó que, "mientras dicha amenaza exista", Estados Unidos e Irán no empezarán un diálogo.