Mujer embarazada.
Imagen de una mujer embarazada. FLIKR / FUFUE - Archivo

Una jueza británica ha ordenado que una mujer con discapacidad intelectual aborte a pesar de la negativa tanto de su madre como de la propia mujer, que se encuentra en la semana 22 de embarazo.

Nathalie Lieven ha argumentado que esta decisión -dictada en el Tribunal de Protección (que se ocupa de los casos de personas que se considera que carecen de la capacidad mental para tomar decisiones por sí mismas)- ha sido tomada en interés de la mujer embarazada, según adelantó Associated Press y Catholic News Agency.

Lieven considera que la chica, que no ha sido identificada públicamente, no entiende lo que significa tener un bebé: "Creo que le gustaría tener un bebé de la misma manera que le gustaría tener una buena muñeca".

Sí se ha sabido que vive en Londres, tiene alrededor de 20 años y la capacidad intelectual de un niño de primaria. Según se informa, es católica y su madre es nigeriana.

Los médicos de la fundación que se hacen cargo de ella habían recomendado que abortara, al igual que la trabajadora social que la cuida. Consideran que el aborto sería menos traumático para la mujer que dar a luz, especialmente si el bebé era entregado a una casa de acogida.

La madre de la mujer dejó claro a los médicos y al tribunal que ella se haría cargo de su nieto, ya que, por su fe católica, está en contra del aborto. Sin embargo, la jueza ha considerado que no está en condiciones de hacerse cargo de las dos personas. La policía también está investigando las circunstancias de la concepción.