La Fiscalía Superior de la Región de Murcia ha decidido esta mañana incoar Diligencias de Investigación Penal por las manifestaciones realizadas en diversos medios de comunicación y redes sociales, por el diputado y portavoz de Vox en la Asamblea Regional, Juan José Liarte Pedreño, "con el fin de determinar su eventual trascendencia penal".

Así lo ha manifestado la Fiscalía, vía comunicado de prensa, tras las declaraciones del diputado en la Asamblea, quien escribió en un post en su perfil de la red social Facebook, "la tiparraca esta (la ministra de Justicia, Dolores Delgado) es una embustera, y sus socios filoetarras así lo proclaman. Un inspector de policía al que conocí, que bien pudiera ser un personaje de Pérez Reverte pero de hecho no lo es, ya me lo advirtió hace muchos años: de una p*** solo puedes esperarte putadas".

El dirigente de Vox, tras el aluvión de críticas recibidas, eliminó este mensaje y publicó una aclaración en la que aseguraba que se trataba de un "malentendido". "Parece que no me he explicado bien", señaló, para después apuntar que con esa frase no se refería a Delgado, "sino a un señor de Bildu".

"La frase lo que significa es que no puedes confiar nunca en quien no se puede confiar, y evidentemente me refería a Bildu, qué es un partido que no oculta sus simpatías con ETA", matizó Liarte en otra publicación.

Desde el grupo parlamentario de Vox en la Región de Murcia no se han producido pronunciamientos sobre estas declaraciones y sí lo han hecho en el resto del Parlamento, que han condenado las palabras del líder de la formación de ultraderecha.

El PP ha condenado los insultos a Delgado, Cs ha exigido una disculpa y le ha invitado a dimitir de su cargo público "si va a continuar haciendo declaraciones muy poco afortunadas", y PSOE y Podemos han augurado que estas palabras podrían ser habituales si se constituye un gobierno tripartito en la Comunidad. La ministra Dolores Delgado ha reclamado, por su parte, a PP y Cs que se piensen "dos veces" los pactos alcanzados con Vox, un partido que ha traspasado las "líneas rojas" de la convivencia.

Delgado ha considerado que los insultos proferidos por el político de la formación de extrema derecha son "lamentables e inaceptables" ya que un "dirigente" tiene una "gran responsabilidad" y debe utilizar argumentos y no "insultos y barbaridades", y ha dicho que estas acciones no entran dentro de la "ejemplaridad" que deben tener los políticos.

"Tanto como mujer, como ministra en funciones, como parlamentaria y como fiscal me parecen inaceptables estos insultos", ha insistido. También el secretario de organización del PSOE y ministro de Fomento en funciones, José Luis Ábalos, ha opinado que estos insultos "son consecuencia de la política que otros han desplegado".