Cabe destacar que este hombre fue denunciado por maltrato animal tras publicarse en las redes sociales un momento de esta cacería celebrada en una finca de la localidad cacereña de Herreruela, y en la que dos perros y un ciervo cayeron por un precipicio.

Ahora el juez, en un auto de fecha de 21 de junio, señala que "no ha quedado acreditada la comisión del delito que dio lugar a la formación de la causa".

Así, la denuncia por la cual se incoaron diligencias señalaba que en las redes sociales se había publicado un vídeo en el que una rehala de perros, propiedad del investigado, acorralaba a un ciervo al borde de un precipicio "sin que el dueño hiciese nada para evitar el fatal desenlace", en el que murió un perro y otro resultó gravemente herido.

En el auto se indica que "no se ha acreditado la existencia de un dolo específico en la persona del investigado, el cual en ningún momento golpea a los cánidos".

Con respecto al presunto delito de abandono, señala, que "desde la posición en la que se encontraba, no podía percibir la realidad de peligro en la que se encontraban los perros, por lo que no puede imputársele una conducta penalmente reprobable ni de manera omisiva".

Por todo ello, el juez ha decretado el sobreseimiento provisional de la causa, contra la que cabe recurso de apelación.

Consulta aquí más noticias de Cáceres.