La fiscal del caso de La Manada, Elena Sarasate
La fiscal Elena Sarasate, en el Palacio de Justicia de Navarra. Amaya Larrañeta

La fiscal del caso de La Manada, Elena Sarasate, manifestó este domingo que el fallo del Tribunal Supremo (TS) que eleva a 15 años de cárcel la condena impuesta a sus cinco miembros por violación ha sido "una satisfacción" para la Fiscalía porque refrenda la tesis mantenida desde el principio.

En declaraciones al programa El Objetivo de La Sexta, Sarasate consideró que no cree que la sentencia del TS se viera influenciada "por la presión", sino teniendo en cuenta su valoración de la prueba.

La fiscal de la Comunidad Foral de Navarra indicó que estaban "cargados de pruebas para sostener la acusación de violación que finalmente ha sido refrendada por el Supremo".

Sobre el testimonio de la víctima en el juicio, en cuanto a la tranquilidad que mostró aparentemente, Sarasate dijo que, en ocasiones, se parte "de prejuicios en cuanto a los testimonios".

"Cada víctima es distinta y lo que para algunos puede parecer que lo hizo con una cierta tranquilidad, quizás sea su forma de defenderse ante una situación que es muy hostil", defendió la fiscal, añadiendo que "es una de las situaciones más difíciles" por la que puede pasar una persona, por lo que "no se le puede exigir que se comporte como se supone que debe comportarse una víctima".

Criminalziar a la víctima

Asimismo, la fiscal criticó que intentaran criminalizar a la víctima cuyo relato sobre los hechos cree que fue "absolutamente veraz".

Sarasate manifestó que "la vida posterior o anterior de la víctima no es lo que se está juzgando, se juzga el comportamiento de las personas que están acusadas y de lo que se trata es de exponer las pruebas que puedan determinar su culpabilidad o inocencia".

"La víctima no es culpable o inocente de esa situación, la víctima se ha visto envuelta en una situación no buscada por ella", por lo que puede estar conforme con que se tratara de criminalizar en el juicio recalcó.

Elena Sarasate quiso dejar claro, además, que no se criminaliza a los hombres: "Se juzga un hecho determinado y en este caso fueron cinco hombres contra una mujer. No hubiera cambiado nada si la víctima hubiera sido un hombre. Lo que se persigue y criminaliza es el hecho delictivo".