Alberto Chicote
Alberto Chicote durante la presentación de su libro 'Recetas por tu corazón'. GTRES

Pionero de la cocina fusión en España y fenómeno de la televisión, Alberto Chicote cumple 50 años este domingo y sigue reinventándose con proyectos como ¿Te lo vas a comer?, un programa que le destapa como investigador y en el que denuncia la mala alimentación de los comedores colectivos en España.

"A los 50 años me siento igual que a los 40. Pensé que sería como convertirme en un señor mayor, quizá algo más cuerdo, pero me encuentro de maravilla. Encima ahora me he quitado 40 kilos...", cuenta en una entrevista.

Con la segunda temporada de ¿Te lo vas a comer? (Atresmedia), en el que Chicote delata las precarias condiciones alimentarias de escuelas, residencias para ancianos o colegios mayores, el cocinero madrileño aspira a consolidarse en una faceta que le ha llevado a trascender el mundo de la gastronomía para adentrarse en un terreno que le acerca al activismo social.

Asegura "estar muy contento con Atresmedia" y aunque está volcado de lleno en la nueva entrega del programa emitido en laSexta, recuerda que sigue muy ligado al mundo de la restauración y confiesa que no se ve "dejando los cuchillos".

Con ¿Te lo vas a comer? Chicote continúa exprimiendo un papel, el de icono televisivo, que lo catapultó en 2012 gracias al espacio Pesadilla en la cocina (cuya séptima temporada está grabada y pendiente de emisión) y que maximizó la popularidad de un chef que ya había alcanzado el éxito en los fogones como precursor de la cocina fusión española.

"Pienso seguir alternando las dos cosas: televisión y cocina. Yo sigo preparando las cartas de mis restaurantes, por ejemplo", ha reconocido el cocinero, que comenzó sus estudios de cocina con 17 años en la Escuela de Hostelería de Madrid, una formación que compaginó con prácticas en restaurantes como Lúpulo, Sibaris y La Recoleta.

Sus inicios en la cocina y en televisión

Tras una etapa en Suiza, donde aprendió de la gran restauración centroeuropea junto a Robert Sigrist en el Hotel Kreuz y a Daniel Shafer en la Weinstube zur Taube, regresaría a España y en 1995 ya afrontó su primera jefatura de cocina en El Cenachero, donde puso en marcha su etapa más clásica.

Es en Nodo, el local que abre en 1998 en Madrid, donde Chicote comienza a experimentar con la cocina fusión de sabor japonés y en ese mismo año concibe el que es su plato más conocido, el tataki de atún con ajoblanco, una creación que posteriormente ha encontrado en multitud de menús.

Ese gusto por el mestizaje entre España y Japón lleva a Chicote a abrir en 2006 Pan de Lujo, un restaurante en la misma línea que Nodo.

En 2012, sin embargo, Chicote decide desvincularse de esos proyectos para centrarse en Pesadilla en la cocina y Top Chef, programas que suponen el comienzo del idilio del chef con la televisión y en los que exprimirá una personalidad arrolladora que conectará con públicos de todas las edades.

Una trayectoria en televisión a la que desde el año pasado suma ¿Te lo vas a comer?, un formato con el que se siente "muy a gusto" aunque no le proporcione esa "relación más estrecha que sí se da con los clientes en los restaurantes", apunta.

Por eso Chicote no ha abandonado el mundo de la hostelería y desde 2014 cuenta en Madrid con Yakitoro, un espacio inspirado en las tabernas japonesas "yakitori", especializadas en brochetas, a las que él da un toque español en sus dos locales.

A Yakitoro se une Puertalsol, un local de cocina típica madrileña que comparte con el cocinero Pedro Olmedo en una azotea del centro de Madrid. "Yakitoro va de maravilla y Puertalsol también: con 50 años no paro de trabajar y no me aburro", reconoce Chicote.