Gasolina
Imagen de archivo de una persona echando gasolina en un surtidor. GTRES

El presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF), José Luis Escrivá, ha señalado este viernes que equiparar la fiscalidad entre gasóleo y gasolina en España podría aumentar la recaudación en 1.318 millones de euros anuales.

Durante su intervención en el curso de finanzas sostenibles organizado por la APIE y el BBVA, Escrivá ha explicado que igualar los tipos en el impuesto de hidrocarburos de los dos carburantes impactaría en todos los hogares pero con más intensidad en las rentas medias y altas.

También ha apuntado que la fiscalidad verde en España está actualmente seis décimas por debajo de la media europea -en el 1,83% del PIB frente al 2,4% de la Unión Europea- y con niveles de recaudación por debajo de los de hace 20 años. En 1995, ha explicado, la recaudación por impuestos ambientales suponía el 2,1% del PIB en España mientras que actualmente está en ese 1,8%.

Escrivá también ha querido reflejar las desigualdades entre Comunidades Autónomas en temas impositivos medioambientales que van del 0,8% del PIB en Extremadura al 0,1% de Cantabria, Madrid o La Rioja.

Y ha recordado que aunque las inversiones ambientales en CCAA y entes locales quedan fuera de las restricciones de la regla de gasto apenas supusieron el 1% en el caso de los ayuntamientos y el 4% en el de las autonomías. "El sector público también puede jugar un papel importante canalizando fondos hacia inversiones sostenibles", recoge la AIReF.

La situación de la fiscalidad verde y de las inversiones publicas son unas de las cuestiones que el presidente de la Autoridad Fiscal ha planteado para hacer más sostenibles las finanzas junto a la adecuada existencia de instrumentos financieros y la necesidad de evaluar y coordinar mejor las políticas públicas ambientales.

En este contexto, el presidente de la AIReF ha pedido mejores trabajos de evaluación antes plantear medidas y estrategias, así como una mayor coordinación entre administraciones y un análisis del impacto en los perdedores de cada decisión que se toma.

En España, ha añadido, "no hay un modelo de evaluación sobre temas medioambientales que integre a instituciones independientes y organismos públicos". "Nos enfrentamos a un escenario de baja calidad de nuestras instituciones que acaba generando desigualdades e injusticias", ha remarcado.