Angüés
Angüés. GOOGLE

Angüés (Huesca) es un pequeño municipio de apenas 367 habitantes que desde el 15 de junio está gobernado solo por mujeres, lo que ha causado cierta expectación.

"¡Cuántas veces ha habido candidaturas formadas solo por hombres y nadie ha dicho nada!", afirmaba esta semana la recién elegida alcaldesa, Herminia Ballestín, quien seguidamente quita importancia a estas reticencias para lanzar un mensaje de unidad: "Lo que nos une a todos es el pueblo".

Y eso no entiende de ideologías. Mantener vivo un pueblo, cada vez más envejecido y con menos niños en la escuela, es un deseo compartido por todos los vecinos, y algunos, en este caso algunas, han puesto su ilusión y empeño para revertir esa tendencia que vacía el interior de España.

Herminia Ballestín, a sus 63 años, encabezó la lista 'Mujeres por el municipio de Angüés', que ganó por mayoría absoluta el pasado 26 de mayo en las primeras elecciones municipales a las que se presentaba. Se hicieron con 152 de los 228 votos emitidos.

De Angüés, situado a unos veinte kilómetros de Huesca, dependen también otros dos municipios: Velillas y Bespén.

Siempre pensaron en una agrupación compuesta solo por mujeres. "¿Por qué no? Está comprobado que tenemos más mano izquierda y que sabemos gestionar", señalaba. Lo que no se imaginaban es que iba a causar tanto revuelo. "Pensaba que esto era un tema ya superado, pero una cosa es la teoría y otra llevarlo a la práctica, y más en un pueblo pequeño", explica.

Por ello, no han faltado tampoco "comentarios jocosos" o las "típicas bromas", de "¿dónde van tantas mujeres juntas?". Pero lo importante es que han conseguido el apoyo mayoritario de sus vecinos.

Relevo al PSOE tras 17 años de mandato

El pasado sábado Ballestín se hizo con el bastón de mando del consistorio, relevando en el cargo a Antonio Moreno, del PSOE, quien había ocupado la alcaldía durante 17 años.

En su equipo de gobierno cuenta con mujeres con formaciones y criterios diferentes. Algunas son del pueblo "de toda la vida" y otras han llegado hace unos años, pero todas se encuentran en el mismo punto: creen en las posibilidades de Angüés.

"Es curioso, pero ocurre que los que han vivido siempre aquí lo ven todo más pesimista", ha reconocido.

Un equipo de gobierno de cuatro mujeres

María de Marco, profesora en un instituto de Huesca, llegó al pueblo con su marido hace seis años y construyó una casa ecológica dedicada al turismo rural; Ana Ruiz, que trabaja en el registro de la propiedad, vive con su familia en Belillas desde hace doce años y Ana María Estrada, en Bestén, coordina una empresa familiar de embotellado de vino.

Estas tres mujeres, junto a Hermina Ballestín, quien lleva en el municipio más de 40 años, componen el equipo de Gobierno de una corporación de siete concejales. Los tres restantes son del PSOE.

Ahora toca gestionar pensando en el pueblo, y eso pasa por mantener la población. Quieren poner en valor la calidad de vida que ofrecen los pequeños municipios para atraer familias, propiciar nuevos negocios y, sobre todo, mantener abierta la escuela.

"Son pequeñas cosas, necesidades muy básicas", relata Ballestín, en las que todas, independientemente de su ideología política, están de acuerdo. Por eso renunciaron a ir bajo unas siglas y presentaron una lista independiente, aclara Ballestín, quien, en su juventud, sí que integró candidaturas de distintos partidos.

¿Angüés es ahora un municipio feminista? Las cuatro concejales electas huyen de esta etiqueta. Les gusta más hablar de mujeres que quieren hacer cosas por su pueblo.

"Oigo a veces que nosotras, las mujeres, tenemos que llegar a lo más alto, y muchas lo hacen, pero también hay que llenar parcelas pequeñas", concluye.

Consulta aquí más noticias de Huesca.