La empresa naval pública Navantia y la asturiana Windar Renovables, que forman una UTE en el ámbito eólico marino, se reivindican como "líderes mundiales del sector eólico marino flotante".

Lo hacen ya que "los dos únicos proyectos offshore, uno ya en funcionamiento, y otro para finales de este año", los han construido ellos, según destaca el director del proyecto Windfloat, Carlos Pascual.

Dichas manifestaciones las ha realizado el trabajador de Navantia durante una visita que han realizado los participantes del 'Galician Offshore International HUB 2019', que se celebra en Ferrol este jueves y viernes y que está organizado por Navantia, Windar Renovables y la Xunta de Galicia.

En cuanto al proyecto Windfloat, consisten en la elaboración de una estructura flotante que se situará en la proximidades de Viana do Castelo (Portugal), con una turbina de casi 10 MW (Megavatios), Pascual ha asegurado que "actualmente se está en la fase final, de pruebas, con la entrega prevista para la primera quincena del mes de julio".

Dicha entrega se realizará en la zona del puerto exterior de Ferrol, lugar en el que el cliente ensamblará el fuste y también el aerogenerador, "para trasladarla posteriormente ya finalizada por mar hasta su lugar de emplazamiento".

El director del proyecto ha destacado que esta obra ha proporcionado "unas 250.000 horas de trabajo, picos de 300 personas, siendo una pieza de 3.000 toneladas, con torres de 30 metros de alto y una anchura de 70 metros".

PROYECTO KINCARDINE

Raúl Rico, responsable de Diversificación de Navantia en la ría de Ferrol, ha detallado que el proyecto Windfloat es el segundo que hacen de estructuras flotantes de eólica marina en la ría de Ferrol, una unidad semisumergible que le ha abierto "la posibilidad de hacer cinco unidades más, en este caso para el proyecto de Kincardine", que se situará a 15 kilómetros de la costa de Aberdeen, en Escocia, y que según Rico "se está iniciando".

El trabajador de Navantia ha trasladado que la empresa pública se está presentando a varios de los concursos convocados, "tanto de eólica marina fija como flotante" y espera "en los próximos meses poder tener alguna buena noticia".

Este encargo, Kincardine, contempla la construcción de cinco unidades que significarán "un millón de horas de trabajo, lo que va a suponer una cierta actividad en esta factoría". Cuatro de ellas serán "ensambladas totalmente" en las instalaciones da la antigua Astano "y una quinta se va a ensamblar en Puerto Real (Cádiz), aunque gran parte de ella", dos de las tres columnas, se fabricarán también en Galicia y luego serán enviadas al sur.

Consulta aquí más noticias de Asturias.