Instituciones y ONG firman un convenio para impulsar la implicación ciudadana en la acogida de refugiados
Instituciones y ONG firman un convenio para impulsar la implicación ciudadana en la acogida de refugiados GOBIERNO VASCO

Los gobiernos central y vasco, Acnur, Cáritas y Jesuitas han firmado un convenio para promover una experiencia piloto de 'patrocinio comunitario' para la acogida e integración de personas refugiadas.

El acuerdo se ha firmado este jueves en Vitoria-Gasteiz, coincidiendo con el Día Internacional de las Personas Refugiadas, según ha informado el Ejecutivo vasco en un comunicado.

El patrocinio comunitario consiste en la autoorganización e implicación directa de ciudadanos y ciudadanas, ONG u otros grupos en los procesos de acogida e integración de refugiados. De este modo, los ciudadanos se agrupan y se comprometen a facilitar vivienda y ofrecer apoyo económico, emocional y social durante un periodo establecido, normalmente de un año.

Este modelo permite mejorar cuantitativa y cualitativamente la acogida e integración de personas refugiadas. Este sistema está inspirado en la experiencia canadiense. El Gobierno de Canadá impulsó la Iniciativa Global para el Patrocinio de Refugiados (GRSI por sussiglas en inglés), con el apoyo de la Agencia de la ONU para los Refugiados, con el fin de promover este modelo que ya se está implantando en países como Brasil, Argentina, Irlanda, Reino Unido yAlemania.

IMPLANTACIÓN

El proyecto piloto se puso en marcha el pasado 26 de marzo en Euskadi, con la llegada de 29 personas refugiadas que integran cinco familias, 16 de ellas menores de edad. Todas estas personas son de nacionalidad siria y procedían de Jordania.

Al llegar a Euskadi, cinco grupos de voluntarios,denominados en el convenio como 'Grupos Locales de Patrocinio Comunitario', se encargaron de su acogida e instalación en cinco municipios: Bilbao, Arrigorriaga, Portugalete, Andoain y Vitoria-Gasteiz.

Anteriormente a la llegada de los refugiados, estos grupos tenían preparada una vivienda en cada municipio y un proyecto de trabajo para promover la acogida e integración de estas personas, proyecto validado por el Gobierno español, ACNUR y el Gobierno Vasco.

Los cinco grupos locales de voluntarios cuentan con el respaldo y cobertura de Cáritas en Bilbao, Andoain y Vitoria-Gasteiz, y de Jesuitas en Arrigorriaga y Portugalete, que son las entidades encargadas de la coordinación y seguimiento de la experiencia piloto.

OBJETIVOS

La 'Experiencia Piloto de Patrocinio Comunitario' tiene dos objetivos. Por una parte, se trata de desarrollar un modelo de acogida e integración de personas refugiadas en el que, mediantefórmulas diversas de asociación, autoorganización e implicación colectiva, la sociedad asume una responsabilidad directa en los procesos de acogida e integración de estas personas.

Además, se pretende generar sinergias y valor añadido que redunden en la mejora cualitativa de estos procesos, con un impacto positivo en el logro de la autonomía de estas personas y de una convivencia armónica en el contexto social en el que se hayan sido acogidas.

Se pretende, asimismo, extraer aprendizajes y conclusiones que puedan aplicarse en un proyecto amplio de extensión del patrocinio comunitario, tanto en Euskadi como en otras comunidadesautónomas. Por este motivo, la experiencia piloto seguirá en paralelo un proceso de sistematización y evaluación.

COMPROMISO Y COLABORACIÓN

Tras la firma del convenio, el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación del Gobierno Vasco, Jonan Fernández, ha explicado que la actuación del Ejecutivo en esta materia

se asienta en dos premisas: "pedir y ofrecer un compromiso, y favorecer espacios de colaboración interinstitucional y social".

Fernández ha afirmado que, ante el aumento de la "brecha" entre el número de plazas disponibles y el número de refugiados necesitados de acogida, este programa supone una oportunidad "que canaliza los deseos de la sociedad vasca de ayudar y solidarizarse con aquellos que huyen del conflicto y la persecución en sus países".

El secretario general de Derechos Humanos ha subrayado que "la solidaridad no es un problema", y que el problema es la "ausencia" de la misma.

Este proyecto está en línea con el 'Pacto Mundial sobre Refugiados', uno de cuyos objetivos es incrementar los programas de reasentamiento y las vías legales de entrada a países seguros derefugiados.

De acuerdo con los datos presentados este pasado miércoles por Acnur en su informe de 2018, tan solo 92.400 refugiados, de los 1,4 millones de refugiados identificados como altamente vulnerables y en necesidad de ser reasentados, se beneficiaron de estos programas en25 países de todo el mundo (apenas el 7%).

Consulta aquí más noticias de Álava.