El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, se encuentra en pleno proceso de negociación de un Gobierno de cooperación con Unidas Podemos, pero no por eso se olvida de PP y Cuidadanos. A su llegada este jueves a la reunión del Consejo Europeo en Bruselas, Sánchez ha insistido a estos dos partidos en que deberían abstenerse para facilitar su investidura y, por tanto, "la gobernabilidad" de España.

"Lo que tiene que hacer PP y Cs, como partidos que se dicen de Estado, es facilitar la investidura", "no bloquear", ha dicho Sanchez, que ha añadido que esto es lo que "quieren todos los españoles".

De esta manera, el presidente en funciones continúa con la estrategia a dos bandas en busca de la investidura, que consiste en negociar con Unidas Podemos un Gobierno de cooperación, del que dependerá que se desencallen los contactos con otras fuerzas más minoritarias del Congreso hasta sumar la mayoría necesaria, con la insistencia en que PP y Cs se abstengan, lo que le daría vía aún más libre y no tener que apoyarse en los partidos independentistas.

Así, ha apelado a la "responsabilidad" de PP y Cs y les ha afeado que apunten hacia un "bloqueo" o "nuevas elecciones", porque "no están apoyando a la estabilidad ni a la gobernabilidad". "Es importante trasladar al PP y Cs su responsabilidad, la la nuestra es ofercer un programa de Gobierno europeista, progresista y moderado, con capacidad de interlocución con todas las fuerzas políticas en la Constitución", ha dicho.

Negociación con Iglesias

Sánchez ha llegado este jueves al Consejo Europeo que tiene como plato fuerte el reparto entre los Veintiocho de los cuatro más altos cargos de la UE para los próximo cinco años. La reunión europea se produce en medio de las negociaciones, en España entre Sánchez y el líder de Podemos, Pablo Iglesias, que parecen encalladas en las diferencias entre ambos. El presidente rechaza un gobierno de coalición y los morados exigen tener ministros en el próximo Ejecutivo.

Así las cosas, Sánchez ha reiterado lo que dijo cuando el rey le designó a él como candidato a la investidura, que "no hay alternativa" a un Gobierno liderado por él. Sin entrar en sus contactos con Iglesias, ha afirmado que "tenemos la intención y la voluntad de entendernos con todos dentro de la Constitución".

Por eso, ha vuelto a afear el "cordón sanitario" que extendió Ciudadanos en contra de PSOE. Al mismo tiempo que ha insistido al partido de Albert Rivera que se abstenga en su investidura, le ha echado en cara que pacte con la "ultraderecha" en lugares como en el Ayuntamiento de Madrid, donde el acuerdo al que llegaron PP y Vox para el reparto de concejalías y que permanece en secreto le hace "temer lo peor".

"No se puede pactar con fuerzas de ultraderecha. Cs ha roto ese cordón sanitario con ese pacto con fuerzas de ultraderecha, con un acuerdo que no se da a conocer, que me parece gravísimo que no sepamos qué ha acordado el PP y la ultraderecha. Y que grupos como Cs, que se dicen liberales y europeistas no quiten el cordón a quien legítimamente ha ganado las elecciones", ha dicho.