Rivera
Rivera, rodeado de los líderes liberales europeos CS

Albert Rivera quiso este jueves hacer caso omiso a las advertencias del gobierno francés sobre las consecuencias que tendría en el equipo liberal que comparten en Europa los pactos con Vox. En su visita a Bruselas, desmintió que hubiese habido un toque de atención: "Hablamos con el Elíseo directamente. Macron apoya nuestros pactos. Nos han felicitado incluso tanto en Andalucía como los acuerdos que estamos consiguiendo".

La respuesta del Elíseo no se hizo esperar. Apenas un par de horas después, fuentes de la presidencia francesa citadas por Efe negaron que Macron hubiese apoyado "ni en público ni en privado" los pactos de Ciudadanos en España. "Es una información errónea. El presidente no ha pronunciado esas palabras".

El líder de Ciudadanos había negado antes las críticas de Macron sobre los pactos con Vox y había asegurado que "los liberales estamos más unidos" y que cada vez que visita Bruselas recibe "apoyos". No obstante, volvió a recalcar que no se ha producido ningún tipo de negociación con el partido de Santiago Abascal y que los únicos pactos firmados en Madrid se han producido con el PP: "Léanse los documentos", espetó a los periodistas presentes.

Cuestionado sobre Valls, quien fuera uno de sus grandes fichajes para Barcelona, se limitó a asegurar que tanto su grupo como los votantes de Ciudadanos están "satisfechos" de no haber apoyado la investidura de Colau teniendo en cuenta que solo horas después de tomar posesión como alcaldesa colgó de nuevo el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento.

Sobre las críticas del exministro francés, recordó que el partido naranja lleva "más de una década" luchando contra el separatismo y no "un cuarto de hora", en referencia al reciente aterrizaje de Valls en la política española. Si bien no quiso dedicarle más tiempo a esta polémica, volvió a respaldar su decisión de votar en contra de Colau.

No a la investidura de Sánchez

Rivera también quiso justificar su rechazo a la investidura de Sánchez alegando este último acuerdo en Navarra, donde el PSN le ha dado la presidencia del Parlamento a Geroa Bai y ha permitido la entrada de EH Bildu en la Mesa, lo que considera "un antes y un después". "Nunca un presidente del Gobierno había pactado con Batasuna. No vamos a tolerar que Sánchez se ría en la cara de los navarros", ha recriminado.

Además, recuerda que los socialistas gobiernan en Valencia con Compromís, "los nacionalistas valencianos", que su líder en Cataluña, Miquel Iceta, apoyó el indulto de los presos independentistas y que su líder en el País Vasco, Idoia Mendia, participó en una cena con Otegi. "No es la primera vez que gobiernan con los separatistas", ha incidido Rivera.