Imagen de archivo de una piscina
Imagen de archivo de una piscina EUROPA PRESS - Archivo

Los ahogamientos suelen adquirir relevancia y aumentar durante los meses de verano. Sólo durante el año pasado (desde el 1 de enero al 31 de diciembre de 2018) se ahogaron en España 372 personas, según el informe sobre ahogamientos de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo. 163 personas se ahogaron en las playas, 58 en los ríos y 47 en las piscinas, siendo los meses de verano los que mán víctimas dejan. En lo que va de año 2019 han muerto 179 personas por esta causa, 41 en la primera quincena del mes de julio, según los datos actualizados de la Federación de Salvamento.

Según esta actualización, por territorio, Andalucía es la comunidad que más ahogamientos registra, con 25 muertes en lo que va de 2019. Le sigue Canarias (21), Galicia (21), Comunidad Valenciana (20), Cataluña (19), Castilla y León (14), Aragón (11), País Vasco (10), Asturias (9), Región de Murcia (8), Extremadura y La Rioja (5, en cada territorio), Cantabria (4), Islas Baleares (3), Castilla-La Mancha (2) y Comunidad de Madrid y Navarra (1 en cada comunidad).

No se han registrado ahogamientos mortales en los espacios acuáticos de las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla. En el siguiente mapa, elaborado por la Federación de Salvamento y Socorrismo, el número de la izquierda muestra las muertes en el mes de julio, y el de la derecha, las muertes totales en 2019 en cada Comunidad Autónoma.

Aunque los niños son una parte importante de las víctimas por ahogamiento, son los mayores de 75 años los más numerosos, según explica María Jesús Esparza, pediatra y portavoz de la portavoz de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria (AEPap) sobre accidentes infantiles. "No calculan sus fuerzas, se confían y mucha gente mayor muere", dice la doctora a 20minutos.es.

En cuanto a los niños, el motivo principal de la muerte por ahogamiento es "la falta de vigilancia y los descuidos". "Los ahogamientos son la segunda causa de muerte más frecuente después de los accidentes de tráfico en España", afirma Esparza.

Desde la Federación Española de Salvamento y Socorrismo, Jessica Pino, coordinadora de la Comisión de Prevención y Seguridad, recuerda que los socorristas no son "cuidadores de guardería", y que los padres o adultos que estén al cargo de los menores deben extremar la vigilancia, dejando al lado "dispositivos móviles, tabletas...", ya que esto desvía la atención del menor y puede surgir cualquier accidente.

Los ahogamientos de menores "son evitables", dice Pino, que afirma que desde el 1 de enero hasta el 20 de junio de 2019 se han producido 115 muertes por ahogamientos, de los cuales 10 han sido menores.

Es importante, cuenta Pino a 20minutos.es, que "se conciencie a los niños", por ejemplo, hablándoles de lo peligroso que puede ser "jugar a ver quién aguanta más sin respirar debajo del agua" o realizar "saltos peligrosos".

Prevención: cómo actuar para evitar ahogamientos

La mayor parte de los ahogamientos se producen en "piscinas privadas, es decir, en casas de particulares", afirma Esparza. Estas piscinas "no tienen socorrista, ni vallado específico", por lo que es recomendable, dice la pediatra, que se instalen "vallas de seguridad".  Otro consejo que recomienda Esparza es no dejar bajo la supervisión de un niño a otro niño menor, es decir "son los adultos los que deben vigilar".

Esparza recomienda "enseñar a nadar a los niños", y sobre los dispositivos de flotación, la doctora concluye que "los únicos seguros son los de tipo chaleco", puesto que los redondos o los de burbujas pueden volcarse y provocar problemas. 

En adolescentes, la pediatra insite en la concienciación, al igual que Reyes Mugoa, pediatra y miembro del Comité de Promoción de la Salud de la AEP, que se encarga de impulsar hábitos saludables en la niñez y adolescencia. Mugoa aconseja, además, hablar con los adolescentes sobre el hecho de bañarse después de haber consumido tóxicos.

Mugoa también recomienda, además de todo lo anterior, instalar puertas con autocierre en las piscinas privadas y tapar la piscina cuando "no esté en uso", para que los niños no se ahoguen si entran al recinto de la misma.

Si se produce el ahogamiento

En el caso de que el niño haya sufrido un ahogamiento, la doctora Esparza advierte de la importancia de realizar las maniobras de reanimación pulmonar y llamar a los servicios de emergencias pertinentes.

El Servicio de Emergencias del Grupo Español de RCP recuerda los pasos a realizar para llevar a cabo una reanimación: Abrir la vía aérea, realizar cinco ventilaciones de rescate a la víctima; si no hay signos vitales realizar 15 compresiones torácicas. Si esto no funcionara, volver a repetir dos ventilaciones de rescate y 15 compresiones hasta que haya respuesta o hasta que lleguen los servicios de emergencia.