Sánchez, Macron y Costa, en Bruselas.
Sánchez, Macron y Costa, en Bruselas. EFE

El presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, insistirá en la cena de este jueves con los otros líderes de la UE en que su candidato para presidir la Comisión Europea es el holandés Frans Timmermans, a quien los socialdemócratas europeos designaron como "candidato principal" para liderar el Ejecutivo europeo antes de las elecciones europeas. Así lo ha apuntado a su llegada al Consejo Europeo que ha arrancado en Bruselas, confirmando que España no aspira a presidir de la Comisión Europea, el alto puesto más importante de los cuatro que se repartirán los Veintiocho. Tampoco intentará colocar a un español al frente del Consejo Europeo, que ahora lidera el polaco Donald Tusk y que fuentes diplomáticas entienden que tiene que ser para otro exjefe de Gobierno y aseguran que España no está en esta lid.

Sánchez ha llegado a primera hora de la tarde al Consejo Europeo que esta tarde noche tratará de avanzar en la designación de los nuevos cuatro altos dirigentes de la UE para los próximos cinco años y donde presentará "varios candidatos" a los puestos vacantes.

Además de la Comisión Europea, tienen que decidir quién presidirá el Parlamento Europeo en sustitución del conservador italiano Antonio Tajani y quién será el Alto Representante de la Política Exterior de la UE, sucediendo a la socialdemócrata italiana Federica Mogherini. Este ultimo cargo es al único de los cuatro grandes al que, quizá, podría aspirar España, con Josep Borrell. Fuentes diplomáticas apuntan que el nombramiento del socialdemócrata Timmermans como presidente del a Comisión no tendría por qué impedir que el ministro de Asuntos Exteriores ocupara este puesto, que tiene rango de vicepresidencia.

Sintonía con España

En todo caso, fuentes diplomáticas rebajaron este miércoles las expectativas de poder conseguir alguno de estos altos puestos. Sin renunciar a nada y sin mantener una postura "naif", la estrategia de Sánchez pasa más bien por procurar que a la cabeza de las instituciones de la UE se coloque, no tanto un español o española, sino alguien que tenga "sintonía" con España y con quien se pueda trabajar. Por eso, fuentes diplomáticas no ocultaban este miércoles su rechazo a que, por ejemplo, la Comisión Europea pudiera estar presidida por el expresidente del Bundesbank, Jens Weidman, considerado un halcón de la ortodoxia financiera.

A su entrada a la reunión, Sánchez ha reiterado las esperanzas del Gobierno de pueda llegarse a un acuerdo este jueves o viernes y también que España se mantiene fiel al candidato del Partido Socialdemócrata Europeo para la Comisión, Timmermans. Con lo que no está de acuerdo es con la pretensión del  PPE de poner en ese puesto a su candidato, Manfred Weber, por haber sido los conservadores los más votados en las pasadas elecciones europeas.

"Creo que todas las familias políticas están a favor de los candidatos principales", ha dicho Sánchez que ha matizado que los liberales no tienen filas tan cerradas con su candidata, la comisaria de Competencia, la danesa Magrette Vestager. Ha subrayado también que para España es capital que el reparto de puestos mantenga un equilibrio de género.

Existen muchas posibilidades de que no se alcance un acuerdo en este Consejo Europeo y Sánchez ha urgido a ello recordándo que "tenemos un deadline [fecha límite], que es el 2 de julio", que es cuando se constituye el Parlamento Europeo, cuya primera decisión será nombrar a su presidente, en función de un acuerdo que deben alcanzar los jefes de Estado y de Gobierno.

Con el fin de amasar un consenso, Sánchez ha seguido este jueves una intensa agenda de reuniones con otros jefes de Estado de la UE antes del inicio de la reunión. Primero se ha reunido con los negociadores de las tres principales familias políticas -populares, socialdemócratas y liberalse-, puesto que él es junto con el portugués Antonio Costa, el encargado de explorar un acuerdo por parte de su familia política.

Después se ha visto con el presidente de Francia, Emmanuel Macron, de quien se dice que querría colocar a un francés como nuevo gobernador del Banco Central Europeo en sustitución del italiano Mario Draghi. Esta tarde, está prevista una reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, a la que desde España se mira con buenos ojos para presidir el Consejo Europeo.