Oso negro sacrificado
Oso negro sacrificado en Oregón (EE UU). WCSO Oregon /TWITTER

Un oso negro ha sido sacrificado después de que el animal se familiarizase demasiado con las personas que le daban de comer y se hacían 'selfies' con él.

Varios vecinos había alertado a la Policía de Oregón (EE UU) de la presencia del animal que, desde finales de junio, merodeaba cerca de un parque local. Al parecer, el motivo era que algunos peatones proporcionaban al oso alimentos, lo que atraía la atención del animal. Agentes de policía encontraron, este jueves, frutos secos y semillas de girasol puestos intencionadamente en lugares públicos.

Ante la posible amenaza para la seguridad de los transeúntes, la policía tomó la decisión de sacrificar al animal que se había acostumbrado demasiado al contacto humano.

A través de Twitter, la policía advirtió a los vecinos de la peligrosidad de mantener contacto con el oso y aconsejó que lo evitasen, tras encontrar en redes sociales varias fotografías de transeúntes con el animal.

"Es mejor dejar que los animales recolectores se valgan por sí mismos y disfrutar de ellos desde una distancia considerable", dijo Kurt License, biólogo de vida silvestre. El problema es que esta práctica no es sólo peligrosa para la integridad de los seres humanos, sino que la "comida chatarra" puede provocar graves problemas de salud en los animales salvajes.

Según ha informado a CNN Rick Swart, del Departamento de Pesca y Vida Silvestre de Oregón, el animal podría haber sido reubicado si no se hubiera acostumbrado tanto a la interacción con humanos.