Cerveza
Cervezas. Ben Harris-Roxas

Con el calor, baja la producción de cebada de malta. Y si ésta disminuye, disminuye también la oferta de cerveza, que, en consecuencia, subirá de precio.

En 30 años los pubs tendrán que dejar de servir cerveza o ésta será mucho más cara

Este es el planteamiento que baraja un grupo de científicos de Nueva Zelanda liderado por el experto medioambiental
Jim Salinger, quien asegura que el calentamiento global, principal responsable de la subida de temperaturas, acabará con gran parte de los cultivos de cebada en Oceanía.

Las áreas secas de Australia y Nueva Zelanda, predice, recibirán cada vez menos precipitaciones, por lo que en ellas se sembrará menos cantidad de dicho cereal.

Esto conllevaría a una reducción de producción de cerveza que será "drástica" dentro de treinta años.

"En ese caso, los pubs tendrán que dejar de servir cerveza o ésta será mucho más cara", explicó el científico, quien especuló que la situación obligará a la industria a buscar formas alternativas de obtener la bebida.

La cebada de malta es uno de los ingredientes base de la cerveza junto al agua y al lúpulo, que le da su sabor amargo tras el proceso de fermentación.