El Ministerio de Sanidad ha inmovilizado Depuralina, un producto para adelgazar y mejorar el tránsito intestinal, por posibles efectos adversos y porque la empresa que lo comercializa es "ilegal".

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición (AESAN) ha instado a las Comunidades Autónomas a paralizar la venta de este producto, tras detectarse sospechas de efectos adversos en tres personas que lo consumieron en Portugal, tales como alergias y hepatitis tóxica. De momento, no se tiene constancia de que existan afectados en España.

Las comunidades han procedido a paralizar el resto de productos de la empresa
Depuralina está constituida por una mezcla de semillas, plantas, frutas y otros componentes biológicos, destinados, según la publicidad de este fármaco, al adelgazamiento y a la mejora del tránsito intestinal, además de producir otros aparentes beneficios.

A raíz de esta comunicación, difundida por la AESAN a través de la Red de Alerta Alimentaria, las autoridades autonómicas competentes iniciaron la localización e inmovilización cautelar de los lotes señalados como "sospechosos" por Portugal.

Sanidad ha comprobado que la empresa Cátaro-Nopal se encuentra en situación irregular, ya que no figura inscrita en el Registro General Sanitario de Alimentos (RGSA), por lo que su actividad es "ilegal".

Más allá de la inmovilización cautelar inicial restringida a dos lotes, las comunidades han procedido a paralizar el resto de productos de la empresa en cumplimiento de la legislación española y en aplicación del principio de precaución.