EUGENIA DE YORK Y BEATRIZ DE YORK
La princesa Eugenia de York y su hermana, la princesa Beatriz de York, en Ascot, en junio de 2019. GTRES

El revuelo causado este martes en las redes sociales y blogs de usuarios de Inglaterra no es para menos. En cuanto salieron las fotografías de la princesa Eugenia de York en Ascot , todo el mundo daba por hecho está embarazada.

Y eso que en la susodichas fotografías aparece solo manteniendo una charla distendida, entre risas. Aunque hay un gesto que parece ser el delator: llevarse la mano al bajo vientre. Entre ello y que la princesa Eugenia nunca suele llevar ropa ceñida, y que su constitución no es excesivamente delgada, saltaron las alarmas.

Pero situémonos, porque se trata de Ascot, una de las citas más esperadas en Reino Unido, además de por su famoso hipódromo y sus carreras de caballos, porque se reúne gran parte de la familia real y, por si fuera poco, llevando sus mejores galas, siendo la elegancia inglesa en su más alta expresión.

Este año contaba la reina Isabel II con invitados de honor, Máxima y Guillermo de Holanda, que aprovecharon el viaje para que el monarca fuera investido caballero de la Orden de la Jarretera y asistieron junto a la familia real británica al evento hípico británico más célebre.

Pues aunque se ha hablado mucho de la consorte holandesa, así como de Kate Middleton (y su ¿mala? relación con la reina Letizia), la protagonista este martes no fue otra que la princesa Eugenia.

Llegó junto a su hermana, la princesa Beatriz de York, en el cuarto carruaje que partió de Windsor, lo que ya de por sí sorprendió, dado que no estaba presente su marido, Jack Brooksbank, habitual de estos eventos desde que entrara a formar parte de la realeza.

Y después de bajar del carruaje, llegó el gesto del que todo el mundo habla. La hija menor del príncipe Andrés y Sarah Ferguson saludó a la duquesa de Cambridge y a su prima, Zara, que estaba con su marido, el jugador de rugby, Mike Tindall. Zara es la nieta mayor de Isabel II e hija de la princesa real Ana.

Tras los entregados abrazos, hubo una conversación amistosa en la que, en un momento dado, la princesa Eugenia se tocaba el vientre, momento en el cual su prima dirige la mirada a esa zona y le acaricie, como dando la enhorabuena, el brazo, bajo la atenta mirada de Middleton.

¡Flash! La fotografía de ese momento ha hecho que se empiecen a preguntar en Ingalterra cuándo hará el anuncio oficial Buckingham Palace, habida cuenta de que ya ha dejado caer en alguna ocasión la protagonista de la historia que quiere ser madre joven.