El Ministerio Fiscal sostiene que, a finales de enero de 2018, el acusado, que en ese momento tenía 18 años, contactó vía WhatsApp con dos menores de edad (una nacida en 2004 y otra en 2002) y realizó con ellas una videollamada cuando ambas se encontraba pasando la noche con otras dos niñas en el domicilio de ésta última, en Gozón.

En el curso de esa videollamada el acusado les enseñó su pene, a sabiendas de que eran menores de edad. Ese mismo día, las dos menores enviaron vía WhatsApp al acusado siete fotos. En dos de ellas se las veía con el torso desnudo y en el resto en ropa interior. El acusado, a cambio de las imágenes, les había ofrecido unas entradas para ver al Sporting.

Una vez recibidas las fotos, el acusado las envió, sin consentimiento de las menores, a terceras personas, lo que provocó que fueran enseñadas por todo su instituto.

En concepto de responsabilidad civil, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a cada una de las dos menores, a través de sus representantes legales, con 2.000 euros por los daños morales, más los intereses legales correspondientes.

Consulta aquí más noticias de Asturias.