Según han informado fuentes policiales, los hechos ocurrieron en la tarde de este martes, cuando una dotación acudió a un domicilio de la ciudad, tras recibir un aviso por una posible agresión en el ámbito familiar.

Una vez en el lugar, los agentes se entrevistaron con una mujer que explicó que estaba en proceso de separación, y que su expareja se había presentado en el domicilio para recoger varias pertenencias.

En lugar de coger los enseres y marcharse, relató esta vecina, comenzó a increparla y reprocharle su actual situación, elevando el tono y llegando a propinarle un bofetón y a agarrarla del pelo para zarandearla.

El padre de la chica, que vive en la planta baja de la misma casa, acudió al domicilio al escuchar la discusión, y pudo ver como la expareja de su hija le tiraba del pelo. Al tratar de auxiliarla, fue embestido y pateado por él.

El sospechoso, no obstante, trasladó a los agentes otro relato de los hechos, y explicó que había ido hasta allí para tratar cuestiones relacionadas con la custodia de la hija de ambos.

Según aseguró, sus suegros pretenden quitarle esa custodia, y ése fue el motivo de la discusión. Además, afirmó que, en el transcurso de la riña, fue agredido por sus suegros.

Finalmente, el hombre fue detenido por los agentes como presunto autor de un delito de violencia de género, y trasladado a un centro médico para tratar una leve herida en la sien.

Del mismo modo, también fueron trasladados la joven denunciante y su padre para ser tratados por las lesiones sufridas.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.