Britney Spears posando
La cantante Britney Spears. GTRES

Durante muchos años, la llamada Operación Bikini era una especie de tortura impositiva y generadora de complejos en muchas mujeres. Conseguir la figura perfecta (¿perfecta según quién?) llevaba horas y horas de gimnasio y dietas que prometían delgadez. Pero con el paso del tiempo y la cada vez mayor aceptación de todo tipo de cuerpos, allá cada cual que quiera realizarla.

Y en ese grupo está la cantante Britney Spears, que últimamente no se encontraba "mental ni físicamente preparada" para volver a los escenarios (a lo que suma que cree que hay un complot de los paparazzis del mundo para retocar sus fotos y que se vea  gorda).

La archiconocida artista, de 37 años, ha subido un vídeo a su Instagram en el que se la observa realizando un esforzado entrenamiento y revelando algunos secretos y consejos que sigue para conseguir el cuerpo que desea.

El vídeo, publicado el pasado lunes, comienza con la cantante de Toxic saludando a sus seguidores: "Hola gente. Hace un día tan hermoso que tuve que salir y hacer un poco de ejercicio. Quería compartirlo con todos vosotros".

Sobre una esterilla, Spears realiza diversos ejercicios, algunos de ellos de gran intensidad, mientras trabaja piernas, bíceps, hace sentadillas o levanta pesas de bola (o pesas rusas). Mientras tanto, suena Booty de Jennifer López.

Lo más curioso es la leyenda con la que ha adjuntado el montaje a su red social. "He estado trabajando muy duro para perder peso... porque para mí 3 libras (1,36 kilogramos) son como 7 libras (3,18 kgs). Es mucho", comienza comparando.

La artista reconoce que no le gusta "hacer mucho cardio". "Mi cuerpo tiene memoria muscular, porque solía ser gimnasta, y ahora puedo aumentar de volumen... Por eso prefiero los ejercicios aislados", puntualiza.

Asegura además que la clave de su entrenamiento "es la repetición", pero que así "se vuelve aburrido", por lo que tiene un folleto con sus ejercicios favoritos y lleva puestos auriculares dado que la música consigue transportarla.

Y para finalizar, Britney Spears incluye a su novio, Sam Asghari, de 25 años, como ejemplo de a dónde quiere llegar, aunque este le tenía una sorpresa preparada por sus palabras.

"Sé que no me veo perfecta, pero estoy trabajando en ello. ¡Espero que algún día pueda plantar cara a los abdominales de mi novio!", se marcaba como reto personal la artista.

"¡Eres perfecta tal y como eres! Leona, siempre inspirando al mundo", le comentó Asghadi, en una respuesta cariñosa ("Lioness" es el apelativo que suele usar para referirse a la cantante) y a su vez body postive, lo que ha encantado a los fans, que están continuamente apoyando a Britney después de un comienzo de 2019 duro y en el que se han acostumbrado a que la cantante de ... Baby One More Time suba a sus redes todos sus entrenamientos.