Faláfel
Faláfel de garbanzos. GTRESONLINE

Lo tienes todo preparado para preparar ese faláfel con el que llevas días soñando y en el último momento te das cuenta de que has olvidado poner los garbanzos a remojo. No es lo ideal, pero tampoco es tan grave, así que podemos solucionarlo en poco tiempo.

Para que los garbanzos secos se ablanden y facilitar la posterior cocción, deberían estar en remojo entre 12 y 24 horas cubiertos con el doble de agua. Hay algunos trucos para que el tiempo de remojo sea menor (unas 8-10 horas), como añadir una cucharadita de bicarbonato al agua o usar agua caliente y cambiarla varias veces.

Pero, aun así, los garbanzos necesitan muchas horas de remojo que no siempre tenemos, por eso hemos recopilado algunas formas de ablandar los garbanzos de forma rápida. Otra opción, claro, sería dejar el faláfel para el día siguiente pero entendemos que un antojo es un antojo.

Al microondas

Ponemos los garbanzos secos en un recipiente apto para microondas con agua (1 parte de garbanzos por 3 de agua) tapado durante 15 minutos a máxima potencia. Dejamos reposar los garbanzos en el agua, sin quitar la tapa durante una hora. Pasado este tiempo sólo tendremos que escurrir los garbanzos, lavarlos y cocerlos de forma normal.

En agua hirviendo

Podemos hacer lo mismo sin microondas, sólo que el proceso es más lento. Hervimos los garbanzos durante 1 hora en un olla con agua. Pasada la hora apagamos el fuego y los dejamos reposar en el agua otra hora. Escurrimos y lavamos.

Bicarbonato

Otra opción es cocer los garbanzos de forma normal añadiéndolos secos al caldo o agua con una cucharadita rasa de bicarbonato. El bicarbonato creará espuma que habrá que ir quitando, pero tendremos los garbanzos cocidos en el tiempo que teníamos previsto porque se ablandarán con facilidad.