Fotografiar un radar, hacer ráfagas al volante y otras conductas por las que te pueden multar.
Hacer ráfagas para advertir de la presencia de un control puede acarrear una multa de 80 a 100 euros. Sarmad Mughal/Pexels

Al volante, la atención en la carretera debe ser un requisito indispensable para cualquier conductor. Evitar los despistes innecesarios y mantener la concentración son dos conductas fundamentales para prevenir cualquier riesgo. Pero, en el lado inverso, existen también una serie de comportamientos que, de manera automatizada, un conductor puede llevar a cabo, pero que constituyen un delito y pueden ser multados.

Ser descubierto por un radar es unas de las principales preocupaciones de muchos conductores. Por ello, para advertir de la presencia de uno de estos sistemas de control, tal vez hayas pensado en hacer una fotografía al radar y advertir de su presencia. Sin embargo, esta práctica está terminantemente prohibida por las autoridades, ya que pone en riesgo el correcto funcionamiento de un operativo.

Pero este no es el único comportamiento que puede acarrear una sanción. Emplear las luces del vehículo para, a través de ráfagas, advertir a otros conductores de la presencia de un control de la Guardia Civil tampoco está permitido. De hecho, esta conducta puede acarrear una multa de 80 a 100 euros.

Otra de las prohibiciones más comunes es el uso del teléfono móvil al volante. Una actitud que reconocen poner en práctica el 17% de los conductores. Sin embargo, este comportamiento puede suponer también un delito en caso de que el conductor utilice determinadas aplicaciones móviles para conocer la ubicación exacta del control o radar instalado en la carretera. Dependiendo de cuál sea la gravedad de la infracción, el autor puede ser multado con una sanción de más de 600 euros.

Además de todo esto, maquillarse, comer o leer cuando vas al volante, independientemente de que sea durante la parada de un semáforo, puede acarrear una multa de 200 euros y la retirada de dos puntos del carné de conducir. Por su parte, sacar el brazo por la ventanilla, puede acarrear una sanción de 80 a 200 euros.