Embajada Corea del Norte Madrid
Vista frontal del recinto de la Embajada de Corea del Norte en Madrid, situada en el distrito de Moncloa-Aravaca. GOOGLE MAPS

Un supuesto partícipe del asalto a la embajada norcoreana en Madrid pidió a España que retire los cargos contra sus compañeros y a Estados Unidos que rechace los pedidos de extradición en su contra.

"Estos hombres son héroes. Ellos y sus familias merecen algo mejor. De alguna manera EE UU los está persiguiendo en nombre de Pionyang, vía España", afirmó en un artículo en Fox News una persona que se identificó, de forma anónima, como uno de los asaltantes.

El asalto a la embajada norcoreana en Madrid se produjo el pasado 22 de febrero. Los asaltantes, siete hombres pertenecientes al grupo Free Joseon (Corea Libre), que busca derrocar a Kim Jong-un, maniataron y golpearon al personal diplomático durante horas y robaron equipos informáticos antes de huir.

Entre los amordazados estaba el encargado de negocios -máximo responsable de la legación a falta de embajador- de Pionyang en España, Yu Sok So, al que los asaltantes instaron sin éxito a desertar.

Extradición de EE UU

Es por ello que España ha pedido en extradición a EE UU, a donde huyeron los asaltantes, a Christopher Philip Ahn -detenido desde el 18 de abril y en proceso de extradición- y al que considera líder del grupo, Hong Chang, en busca y captura.

"No puedo entender los cálculos políticos que han conducido a este momento", afirmó en el artículo publicado en Fox News uno de sus supuestos compañeros, quien negó la versión de lo ocurrido difundida por las autoridades españolas.

"El relato presentado como hechos sobre lo que pasó en la embajada por los tribunales españoles -que Free Josen es una 'banda organizada' que buscaba robar y luego intercambiar información o equipos electrónicos- es completamente falso y absurdo", afirmó.

Según su propia versión de los hechos, el grupo asaltó la embajada "para ayudar a diplomáticos norcoreanos a desertar".

"No sé de cierto por qué las deserciones no ocurrieron. Quizás cuando enfrentaron el momento de la decisión, los diplomáticos no pudieron cruzar la línea", dijo.

"Acto político"

También aseguró que actuaron bajo "estrictas órdenes" de no hacer daño a nadie, y que no lo hicieron pese a la versión oficial divulgada, e insistió en que su propósito tan solo era ayudar a desertar a los diplomáticos y no robar información.

"Si la intención era simplemente hacer daño y robar, ¿por qué no irnos en minutos? ¿Por qué no hacerlo a medianoche?", dijo.

"No puedo entender por qué España se cree la versión de Corea del Norte y emite órdenes de arresto", añadió.

"Ningún crimen -sostuvo- se cometió ese día en Madrid y los tratados de extradición permiten eximir los actos políticos. ¿Qué fue eso sino un acto político? (...) Nunca pensé que mis hermanos podrían enfrentar cárcel o persecución en democracias occidentales".

La Audiencia Nacional de España acusa a Chang y Ahn de delitos de allanamiento, detención ilegal, amenazas, robo con violencia, lesiones y pertenencia a organización criminal tipificados en el Código Penal español.

El abogado de Hong Chang, Lee Wolosky, dijo tras la detención de Ahn sentirse "abatido de que el Departamento de Justicia de EE UU haya decidido ejecutar órdenes de detención contra ciudadanos estadounidenses que se derivan de quejas criminales presentadas por Corea del Norte".