De acuerdo con estos datos, hasta mayo se han firmado 2.391 contratos, mientras que durante los primeros cinco meses de 2018 fueron 2.906. A nivel provincial, el estudio muestra que Segovia es donde más han crecido los contratos indefinidos a menores de 25 años con respecto al año pasado, ya que aumentó en 6,8 por ciento.

La sigue Salamanca con un 3,6 por ciento. Por otro lado, registraron descensos las provincias de Ávila (-5,6 por ciento), Zamora (-6,6), León (-16,3) y Palencia (23,7). Cierran la lista con las caídas más acusadas Burgos (-39,6) y Soria (-39,7), siendo además las mayores caídas del conjunto del país

El periodo estudiado arranca en 2008, año en el que se registra la mayor cifra de contratación indefinida a menores de 25 en Andalucía, 4.449. Tras este momento, el índice comenzó a caer hasta las 1.230 firmas en 2013, el peor dato de la serie histórica. Desde entonces la cifra encadenó cinco años consecutivos de aumentos hasta registrar 2.906 contratos en 2018 y retroceder ligeramente en 2019 hasta los 2.391.

A nivel nacional, la contratación indefinida en este segmento supone más de 77.000 firmas convirtiéndose en la segunda mayor cifra de la década, pero experimentando, con respecto al mismo periodo de 2018, una caída del 7,7 por ciento. Durante los primeros cinco meses del año se firmaron 77.131 contratos, mientras que en 2018 fueron 83.590. La cifra de este año es la primera en experimentar un descenso con respecto al mismo periodo del ejercicio pasado desde 2013, aunque se trata del tercer número de contrataciones más alto desde 2008.

En cuanto a la contratación temporal, el estudio de Randstad subraya el crecimiento constante, al incrementarse en un 7,1 por ciento con respecto al año pasado, si bien se experimenta cierta desaceleración al no registrar crecimientos de dos cifras como en ejercicios anteriores. Aun así, la contratación temporal en menores de 25 ha superado los 1,5 millones, la cifra más alta de los últimos diez años.

Este estudio también analiza cómo ha evolucionado la contratación indefinida en cuanto a género. Randstad revela la contratación indefinida entre hombres menores de 25 ha sido un 27 por ciento superior al de las mujeres en el último año, la mayor diferencia registrada en la década.

BRECHA DE GÉNERO

El análisis histórico de la serie refleja que hasta 2014 la contratación indefinida en los menores de 25 ha sido muy similar entre hombres y mujeres, alternando años en los que cada género era ligeramente superior. Pero, a partir de dicho año, la brecha ha ido creciendo, siendo superior la contratación de varones hasta alcanzar el máximo del periodo estudiado en 2019, que supone una brecha de más de 9.000 contratos. Además, el descenso registrado en la contratación indefinida este año ha sido más pronunciado en mujeres (-10,1 por ciento) que en hombres (-5,5 por ciento).

El estudio destaca que el sector servicios sigue siendo el principal impulsor de incorporación de estos perfiles, ya que acumula el 87,8 por ciento del total de contratos indefinidos firmados por este colectivo, más de 67.726. En segundo lugar se sitúa industria, sector donde se han firmado 3.789 contratos indefinidos, lo que representa el 4,9 por ciento del total, muy seguido por agricultura, con 3.659, el 4,7. Construcción cierra el listado con 2.075 contratos, alrededor del 2,7 por ciento.

El estudio de Randstad destaca que el sector agrario ha sido el único en registrar crecimientos en cuanto a la contratación indefinida de menores de 25 años en el último año, con apenas un 2,3 por ciento. Industria fue el sector con un descenso más acusado durante los primeros cinco primeros meses en comparación con el mismo periodo de 2018, con una caída del 14,2 por ciento. Le siguen los sectores de la construcción (-8,4) y el de servicios (-7,8).

La comunidad autónoma y la provincia donde reside el profesional es determinante a la hora de acceder a un contrato indefinido para los menores de 25 años. Randstad destaca que sólo Región de Murcia y Castilla-La Mancha han crecido su número de contratos indefinidos para este segmento de edad con respecto a 2018, con 15,8 y 5,4 por ciento respectivamente. Ya registrando descensos, pero por encima de la media nacional (-7,7 por ciento), se sitúan Navarra (-1,5), Comunidad de Madrid (-3), Andalucía (-4,9) y Cataluña (-5,7).

Descensos por debajo de la media presentaron Extremadura (-9,8), Baleares (-10,8), La Rioja (-12,7), Comunidad Valenciana (-12,9), País Vasco (-15,8), Galicia (-16,8) y Castilla y León (-17,8 por ciento). Cierran el listado, muy alejados de la media, Aragón (-17,8), Asturias (-23,9), Canarias (-28,7) y Cantabria (-43,9).

A nivel provincial, Guadalajara es donde más han crecido los contratos indefinidos a menores de 25, incrementándose en cerca de un 34 por ciento respecto a 2018. Le siguen Cuenca (18,1), Cádiz (16,9), Almería (13,3) y Lérida (10,5). Los descensos más acusados se produjeron en Santa Cruz de Tenerife (-29,4 por ciento), Las Palmas (-28), Burgos (-39,6) y Soria (-39,7 por ciento).

En términos absolutos, Randstad subraya que Madrid (20.260) y Catalunya (21.255) han sido las regiones donde más contratos indefinidos se han firmado de este segmento de edad, hasta tal punto que sólo estas dos comunidades suponen el 53,8 por ciento del total.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.