Mario Vaquerizo y Alaska
Mario Vaquerizo y Alaska. MARIO VAQUERIZO Y ALASKA POR JOSEFINA BLANCO

Hace unas semanas, Mario Vaquerizo preocupó a sus fans cuando desveló que padecía una enfermedad degenerativa.

"Tengo una degeneración que acaba en artrosis crónica. Soy muy mal paciente, el dolor continuado no lo soporto. No puedo correr ni peinarme con el secador, pero beber cerveza sí. Mi enfermedad me está afectando tanto que no tengo ganas de f...", dijo entonces en una entrevista en Sábado Deluxe.

Ha pasado un tiempo y parece que el vocalista de las Nancys Rubias tiene mejores noticias. "Me encuentro fenomenal, renovado de ánimo", asegura, mucho más animado, en  declaraciones a la revista Shangay.

"He podido volver al gimnasio después de seis meses, llevo tres semanas. Y vuelvo un poco a hacer lo que quería hacer: madrugar y quedarme con mejor cuerpo del que tengo ahora", explica el marido de Alaska.

En esa misma entrevista, ambos se atreven incluso a hablar de su legado cuando fallezcan, ya que no tienen hijos. "Tenemos un testamento hecho, algo que es de sentido común. Para evitar un marrón a la gente que se quede. Por supuesto que tenemos separación de bienes. Yo tengo cosas que a mí me importan mucho, pero que entiendo que no tienen ningún valor. Además, los cuadros de Las Costus no se los voy a dar a un museo. Yo soy más de que los disfrute la gente que quiero. Tengo miedo que alguna loca, como en el Louvre, tire un huevo ahí. Yo soy de los que quiero que cuando me muera me hagáis un gran funeral, que lloréis constantemente, y lo digo en serio", devela el televisivo.

"No queremos que se haga ni una fundación ni nada. Nuestras cosas son nuestras cosas y nos gustan mucho. Queremos que se las repartan nuestros amigos. Yo he nombrado ya hasta a una albacea, que es Marta [Vaquerizo]", acaba la pareja de Alaska.