Buenos Aires
Vista nocturna desde el espacio de la ciudad de Buenos Aires. NASA

Un fallo en el sistema de interconexión eléctrica dejó este domingo sin suministro a Argentina, Uruguay y el sur de Paraguay, según explicaron las empresas eléctricas afectadas. La caída dificultó algunos de los más importantes servicios, como el suministro de agua o el transporte. El suministro se fue restableciendo "lentamente" en los países afectados hasta quedar normalizado al 100% sobre las 21.35 hora local (2.35 del lunes, hora peninsular española).

Según el comunicado oficial argentino, "a las 7.07 horas (12.07, hora peninsular española) se produjo el colapso del Sistema Argentino de Interconexión (SADI) que produjo un corte masivo de energía eléctrica en todo el país y que afectó también al Uruguay". El Gobierno argentino añadió que "las causas se están investigando y aún no están determinadas".

La distribuidora argentina Edesur fue la primera en informar a través de Twitter del problema: "Una falla masiva en el sistema de interconexión eléctrica dejó sin energía a toda la Argentina y Uruguay", indicaba.

Horas después, Edesur confirmó en otro tuit los trabajos para recuperar el servicio: "Comenzó el ingreso de generación eléctrica al sistema interconectado de Capital Federal y Gran Buenos Aires. Se inicia el proceso de normalización que demandará varias horas".

Según explicó posteriormente la compañía, el fallo en la red que causó el apagón "se originó en una conexión de transporte de electricidad entre las centrales de Yacyretá y Salto Grande, en el litoral argentino. Esto activó las protecciones de centrales generadoras, que salieron de funcionamiento y produjeron el apagón".

Cortes en Uruguay

Por su parte, la Administración Nacional de Usinas y Transmisiones Eléctricas de Uruguay (UTE), señaló como origen del apagón "un desperfecto en la red argentina" que afectó el sistema interconectado "dejando sin servicio todo el territorio nacional, al igual que varias provincias del vecino país".

En una comparecencia junto al presidente de UTE, Gonzalo Casaravilla, el ministro de Industria, Energía y Minería de Uruguay, Guillermo Moncecchi, indicó que el fallo ocurrido en Argentina, que provocó un apagón en todo el país y que tuvo repercusión en territorio uruguayo, "no tiene antecedentes por su magnitud" y lo calificó de "catastrófico".

Moncecchi resaltó además la importancia de que Uruguay esté integrado en un "sistema eléctrico interconectado" porque "es una cosa buena para mantener la estabilidad eléctrica de toda la región". "Eso es beneficioso el 99,8% de las veces", argumentó.

"Cuando hay problemas, estamos todos en el problema y todos tratamos de solucionarlo. Desde el punto de vista energético, Uruguay es absolutamente autosuficiente y podríamos desconectarnos desde el punto de vista energético, pero es una muy mala decisión", indicó, por su parte, el titular de UTE.

Incidencias

De acuerdo a la prensa argentina, el corte energético afectó a Buenos Aires y a varias provincias del interior del país, entre las que figuran Santa Fe, San Luis, Formosa y Tierra de Fuego, que se preparaban para iniciar elecciones locales.

El apagón dejó además a miles de personas sin agua de red, y Aysa, la empresa pública que suministra el servicio en Buenos Aires y su cinturón urbano, alertó de que sus sistemas de bombas están sin energía y pidió a sus clientes que "hagan un uso racional del suministro".

Asimismo, los servicios de transporte urbanos de trenes y metro quedaron interrumpidos en Buenos Aires por la falta de señalización después de iniciarse el fallo. Mientras, los aeropuertos bonaerenses de Aeroparque y Ezeiza, los más importantes de ese país, funcionaban sin grandes problemas con generadores propios.

En Uruguay, el Aeropuerto Internacional de Carrasco pudo operar sin problemas durante el apagón, han confirmado fuentes del aeródromo. Además, la empresa pública de abastecimiento de agua, Obras Sanitarias del Estado (OSE), explicó que "las usinas de potabilización están resintiendo su producción", por lo que ha pedido a los ciudadanos un "uso racional y responsable del agua potable".

Argentina, con 44 millones de habitantes, y Uruguay, con 3,4 millones, comparten un sistema de interconexión eléctrico centrado en la represa binacional de Salto Grande, ubicada unos 450 km al norte de Buenos Aires y unos 500 kilómetros al norte de Montevideo.

El corte llegó a Paraguay

Asimismo, el apagón provocó "el bloqueo de siete unidades generadoras de la Central Hidroélectrica de Yacyretá", compartida por Paraguay y Argentina, y afectó a algunas ciudades del sur del país, según informó la Administración Nacional de Electricidad (ANDE) en un comunicado.

Ese bloqueo fue consecuencia del "evento en el sistema argentino de interconexión (SADI)", que provocó la desconexión de las siete unidades en servicio paraguayas sobre las 6.00 hora local (12.00 hora peninsular española).

Las ciudades afectadas en Paraguay fueron Ayolas, Pilar, Villalbín y zonas aledañas, principalmente en los departamentos de Misiones y Ñeembucú. El hecho obligó a realizar maniobras de conexión sobre "fuente Itaipú y Acaray", las otras represas del país.

Brasil y Chile no se vieron afectadas

En un principio se informó de que lugares de Brasil y Chile estaban afectados por el apagón, aunque posteriormente las autoridades de esos países lo desmintieron.

En Brasil, las empresas responsables del suministro de energía en el sur del país —Companhia Estadual de Energia Elétrica (CEEE) y la empresa Rio Grande Energia, que comparten los servicios de distribución— coincidieron en señalar que el masivo apagón "no ha tenido reflejos" en el país.

Macri: "Un caso inédito"

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, expresó este domingo que el apagón eléctrico es un "caso inédito" que será "investigado a fondo". "Esta mañana se produjo un corte de energía eléctrica en todo el país debido a una falla en el sistema de transporte del litoral (noreste), cuyas causas aún no podemos precisar. Estamos trabajando para que todos puedan tener energía lo antes posible", escribió el mandatario en Twitter.

Asimismo, el Gobierno de Argentina cree que el apagón masivo sufrido en el país no se debió a un "ciberataque" y este supuesto "no está dentro de las alternativas" que maneja el Ejecutivo de Macri, aunque no destacarta ninguna posibilidad.