Marketing olfativo
Marketing olfativo en el USP Hospital de Marbella.

La aromaterapia llega a los sanatorios. Los malos olores se van a aterminar. Y es que el reconocible y no siempre agradable olor hospitalario (ha llegado a ser una manera de referirse a un tipo de olor: "esto huele a hospital") no es ni de lejos relajante o agradable. Más bien, y en general, todo lo contrario.

Un hospital ha comenzado a incluir la aromaterapia para que ni pacientes ni trabajadores tengan que sufrir un olor que puede llegar a ser agobiante.

Este nuevo proyecto, denominado marketing olfativo, consiste en emplear aromas específicos que induzcan determinados estados anímicos.

De momento, este experimento se está realizando en el USP Hospital de Marbella , pero la idea es que llegue, posteriormente, a toda la red de hospitales de esta cadena.

Dos son los olores con los que se está llevando a cabo esta prueba: a talco en las consultas y en el área de urgencias pediátricas, y a woodland, un olor amaderado con unas notas de melocotón para el resto de instalaciones.

Ambos aromas tienen que ver con la potenciación de los estados de ánimo positivos y la reducción del estrés y la ansiedad tanto en pacientes como en empleados.

Dos son los olores con los que se está llevando a cabo esta prueba: a talco y a woodland, un olor amaderado...

"Hemos escogido el talco para las salas en las que hay niños y bebés porque es un olor que nos recuerda a la infancia; y woodland para las salas de esperas y plantas de hospitalización, ya que se trata de un olor fresco y atemporal", ha explicado Mercedes Mengíbar, Directora Gerente de USP Hospital de Marbella.

"El aroma tiene efecto poderoso sobre la memoria, ya que tiene la cualidad de suscitar rápidas asociaciones y de permanecer durante más tiempo en nuestra memoria y, por ello, hemos escogido el olor teniendo en cuenta la opinión tanto del personal como de los pacientes", indica Mercedes Mengíbar.