Los medios de comunicación en Reino Unido no pierden ojo a todo lo que rodee a los duques de Sussex, es decir, el príncipe Harry y su esposa, la exactriz Megham Markle. De lo que todo el mundo habla ahora en Gran Bretaña es de unas imágenes captadas el pasado sábado 8 en el balcón de Buckingham Palace, en la celebración del evento Trooping the Colour, que han salido a la luz ahora.

En las imágenes se aprecia cómo en un momento del evento, cuando la familia real está al completo en el balcón de la residencia oficial de la reina, Meghan Markle se gira dos veces hacia atrás, donde está el príncipe Harry. En la segunda de esas veces, el nieto de la reina le hace un elocuente gesto con los ojos y las cejas y le dice "Turn around" ("Date la vuelta"), ante lo que su mujer obedece.

Según el Daily Mail, el himno británico estaba a punto de sonar y no estar de frente al público hubiera sido una grave ruptura del protocolo. Algunos analistas aseguran que tras girarse de nuevo de cara al público, Markle intenta disimular un gesto de tristeza e incluso reprime algunas lágrimas, mientras el propio príncipe Harry frunce el ceño.

La presencia de Meghan Markle en el evento Trooping the Colour, que se celebra cada junio en Londres, suponía la reaparición de la duquesa de Sussex tras el nacimiento de su primer hijo, Archie.