CAC-Asprocon reclama mayor inversión y una planificación de obras que dé estabilidad al sector
CAC-Asprocon reclama mayor inversión y una planificación de obras que dé estabilidad al sector EUROPA PRESS

El presidente de CAC-Asprocon, Joel García, ha apreciado este viernes una mejoría "contenida" en el sector, con un ocho por ciento más de empresas entre enero y mayo de este año respecto al promedio del mismo periodo de los años 2015/2018, y con un incremento del 13 por ciento en el empleo, que alcanza ya los 9.500 trabajadores.

García, en declaraciones a los medios de comunicación antes de la clausura de la asamblea de la patronal asturiana en un restaurante de Gijón, a los que ha indicado que, no obstante, en términos macroeconómicos, las expectativas no son "muy halagüeños", por lo que ha pedido una mayor inversión y planificación de obras, así como reducción de la burocracia.

En cifras, ha señalado durante su discurso de clausura que el año pasado se han visado 1.565 viviendas nuevas, lo que supone un aumento del 36,5 por ciento. Asimismo, ha indicado que los precios de la vivienda, en el primer trimestre del año, aumentaron un 4,2 por ciento, aunque según él quedan lejos de los registrados previos a la crisis.

Además, ha incidido en que la contrata registró un menor ritmo de crecimiento, en paralelo al bajo volumen de contratación pública. Sobre esta cuestión,

ha llamado la atención sobre que Asturias tiene varias infraestructuras pendientes que pueden impulsar el sector, como es la llegada del tren de alta velocidad, el Plan de Vías de Gijón o los accesos a la Zona de Actividades Logísticas e Industriales del Principado de Asturias (Zalia).

A esto ha sumado la futura creación del Área Metropolitana Central Asturiana (AMCA), que cree que debe ser un factor "integrador y un catalizador de desarrollo social y económico regional durante las próximas décadas", ha resaltado.

Y si bien ha opinado que ha mejorado la licitación pública respecto a los dos pasados años, ha remarcado que se encuentra "muy lejos" de las necesidades del sector. Ha concretado, en este caso, que entre enero y mayo de este año, se ha licitado en Asturias por importe de 134 millones de euros, un 27 por ciento más que el promedio del mismo periodo del trienio anterior.

En cuanto al sector, ha visto con buenos ojos la firma el pasado enero del convenio colectivo, que servirá de marco de referencia estable en próximos años.

También ha resaltado que la formación es clave en el sector,

a lo que ha destacado el papel de la Fundación Laboral de la Construcción, pero la dificultad de modificar los cursos al establecerse la mayoría por el Servicio Público de Empleo. Es por ello, que ha apostado por cambios que adapten los cursos a las demandas reales de las empresas.

Respecto a los retos, ve preciso medidas urgentes que favorezcan la dinamización de la Construcción. Entre otras medidas, ha citado el disponer de un umbral de inversión mínimo -3 por ciento del PIB- y de previsiones reales de esta, en cuantía y plazos.

MÁS INVERSIÓN

Ha puesto de ejemplo que este año se cuentan con 37 millones de euros para inversión, que espera que vaya aumentando de forma progresiva. De ahí que vea preciso un presupuesto cerrado al inicio del año de lo que se vaya a licitar.

También ha querido agradecer a la Consejería de Infraestructuras que abrieran la senda para incorporar en los pliegos criterios que van más allá del precio. Un camino seguido por Sanidad y Desarrollo Rural, al que se sumará Educación.

Una senda que quiere que se extienda a toda la administración, incluidos los ayuntamientos, de los que se

ha quejado que muchos siguen primado la subasta.

En este sentido, ha animado a la Federación Asturiana de Concejos (FACC) a que haya una uniformidad en las licitaciones, a lo que ha enfatizado que los ayuntamientos "no pueden ir por libre". A esto ha sumado la necesidad de ser "menos rigurosos" en la burocracia.

Ha pedido, en consonancia, unificar criterios de contratación municipal, lo que facilitaría y simplificaría la presentación de ofertas, al tiempo que apuesta por reducir plazos y simplificar trámites en la concesión de licencias de los ayuntamientos.

Sobre esto, ha señalado que el tiempo medio es de nueve meses en los principales ayuntamientos.

También se ha referido a los planes generales de ordenación, a lo que ha pedido "prudencia" en su revisión, "evitando caprichos políticos", ha recalcado. Ha rechazado, al tiempo, procesos "interminables" como los de Gijón en estos años.

Además, se ha quejado de la sobreprotección de algunos edificios que pueden suponer un "freno" a la economía local. Como ejemplo, ha apuntado que se establecen protecciones para edificios de ladrillos de 20 o 30 años que no se pueden demoler. Unido a ello, ha propuesto diseñar fórmulas que impulsen la rehabilitación y la regeneración urbana, para lo que ha planteado captar fondos europeos.

Sobre esta cuestión, ha reclamado que el sector tiene mucho que decir en temas medioambientales, y si bien va a haber ayudas europeas para paliar la descarbonización exprés, debe haberlas también para hacer los edificios más sostenibles y eficientes.

En cuanto al nuevo Gobierno, le ha animado a ser pionero en España para que el sector tenga valor añadido, y no con "burbujas y cosas raras". Ha reclamado, en este caso, que haya una planificación de inversiones, para que no haya unos meses de muchas obras y otros donde no haya nada.

De igual forma, ha conminado a que se redistribuya la inversión durante la Legislatura ya que se tiende a acumular la mayor parte a final del cuarto año. "Es ridículo", ha señalado.

CONTRA EL CAMBIO CLIMÁTICO

Por su parte, el consejero de Infraestructuras, Benigno Fano, ha llamado la atención sobre la necesidad de luchar todos juntos contra el cambio climático, a lo que ha apelado a la transición energética, que según él marcará el futuro de Asturias.

De hecho, ha visto tan necesario como la búsqueda de nuevas industrias el mantenimiento de las ya existentes, a lo que ha defendido la implantación de aranceles medioambientales y de diseñar planes alternativos con la llegada de la transición energética, consensuados con los agentes sociales.

También ha arremetido contra la "maraña legislativa medioambiental y de ordenación del territorio, que sufren el sector de la Construcción, pero también los funcionarios y empleados públicos, según él. "Nos concierne a todos", les ha trasladado.

Ha incidido, en esta línea, en que hay legislación que no contribuye a la mejora medioambiental pero sí entorpece y ha advertido de que la administración legisla a veces de manera paralela.

Por todo ello, ha visto preciso la búsqueda de mecanismos que simplifiquen la burocracia y ha alertado de la "difícil y compleja" comunicación de las empresas con la administración.

A esto ha sumado la falta de recursos tanto materiales como humanos en la Administración y ha abogado por valorar crear nuevos entes y diseñar

una ventanilla única "realmente efectiva", para evitar el "penoso viacrucis", según él, de ir deambulando de administración en administración.

Y ante el reto medioambiental y de ordenación del territorio, ha insistido en que solo caben políticas proactivas, que lleven a un adecuado control de emisiones, de gestión de residuos o de ordenación del territorio, por ejemplo.

Consulta aquí más noticias de Asturias.