Se cumplen cinco años del asesinato de José Couso, el cámara de Telecinco que fue abatido por las tropas estadounidenses mientras se encontraba grabando desde el hotel Palestina la entrada de la coalición angloamericana en Bagdad.

Denuncian el estado de impunidad de los militares estadounidenses "por el hecho de pertenecer a la nación más poderosa de la tierra"

"1826 días sin José, sin su presencia y sin su labor de informar en libertad". Así comienza el comunicado que, con motivo del quinto aniversario de su muerte, han difundido sus familiares y amigos, a través de la web josecouso.info, creada por el Colectivo de Hermanos, Amigos y Compañeros de José Couso.

En el escrito denuncian el "estado de impunidad del que gozan los militares estadounidenses, por el hecho de pertenecer a la nación más poderosa de la tierra". Además, critican el doble rasero del gobierno estadounidense cuando habla de libertad de información y, "precisamente son ellos los que acaban en dos horas, con toda la libertad de información que había en Bagdad aquella aciaga mañana, a la vez que protegen y amparan a unos militares presuntos autores de un delito de crimen de guerra".

Actos de homenaje

Con motivo del quinto aniversario de su muerte, los familiares y amigos de José han organizado distintas actividades en su memoria.

A las 12 de la mañana, el Ayuntamiento de Madrid ha colocado una placa en homenaje a José en la calle Ponzano, 64 (Chamberí, Madrid), junto a la que fue su casa. A las 20 horas, y como viene siendo habitual cada martes, habrá una concentración ante la Embajada de EE UU en la calle Serrano, 75 en la que intervendrán su madre, Maribel Permuy, Belén Gopegui e Inma Chacón.

Asimismo, a las 12 del mediodía (hora local), Javier Couso, homenajeará la memoria de su hermano desde el hotel Palestina de Bagdad, en el que fue asesinado, allí realizarán una ofrenda floral y leerán un comunicado en el que se denunciará la "escandalosa cifra de muertos que se han producido en esta guerra", recalcando el número de periodistas fallecidos, que asciende ya a más de 300.