Así lo ha anunciado la portavoz del Govern, Pilar Costa, durante la rueda de prensa posterior a la reunión semanal del Ejecutivo.

Se trata de un convenio firmado en 2018, que ahora se prorroga. Permite compartir y coordinar recursos económicos, humanos y técnicos entre el Govern y la Aecid para mejorar el impacto de la ayuda humanitaria en el exterior.

Baleares aportará 50.000 euros al fondo común de contingencia, en el que también participan los gobiernos de Galicia, Asturias, Cantabria, La Rioja, Murcia, Valencia, Canarias, Madrid, Castilla-León y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). Esto supondrá una aportación conjunta de 1,5 millones de euros que se destinarán a desarrollar actuaciones de ayuda de emergencia a las víctimas de desastres ocasionados por catástrofes naturales o por conflictos armados durante el año 2019.

También se apoyarán actuaciones más prolongadas para la población refugiada y desplazada sobre la que existe una amenaza para la salud o la subsistencia.

El convenio entre la Aecid, las diez comunidades autónomas y la FEMP refuerza la cooperación descentralizada y mejora la capacidad de intervenir en materia humanitaria. Las aportaciones de las comunidades autónomas y de la Aecid permitieron prestar ayuda alimentaria a más de medio millón de personas afectadas por el ciclón 'Idai' en Mozambique, entre otras actuaciones de emergencia.