Ocurrió sobre la 1.25 horas en la Avenida de Valdecilla, donde los agentes solicitaron la prueba de la alcoholemia al conductor del taxi, al que acababan de interceptar por una infracción contra las normas de circulación.

La prueba resultó positiva ya que superaba en más del doble la tasa de alcohol permitida, por lo que fue detenido y se instruyeron diligencias judiciales. El vehículo fue retirado por una grúa municipal al depósito de Ojáiz.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.