Según han explicado desde el sindicato, la FS-USO como firmante del preacuerdo ya "dejó claro" que éste que debía ser ratificado por la Representación Legal de los Trabajadores en las distintas empresas.

Dicho acuerdo abarcaba distintas cuestiones como, por ejemplo, económicas, de jornada y de dietas. Desde la USO entienden que las medidas acordadas deben ser ratificadas y, además, redactarse "claramente", en cuestiones "tan importantes como las dietas y la jornada".

En este sentido, según han apuntado, las dietas han sido utilizadas por parte de algunas empresas del sector de "manera claramente irregular y fraudulenta", siendo este concepto utilizado "para camuflar horas extra perjudicando claramente las cotizaciones a la seguridad social de los trabajadores".

Asimismo, por lo que respecta a la jornada, desde USO consideran que, el punto de la jornada laboral y los posibles efectos de su aplicación, "causará una merma de derechos a los trabajadores del sector".

"Estas cuestiones y otras que han sido solicitadas por este sindicato durante la negociación no han recibido contestación en dicha Mesa. De hecho, fueron dichas cuestiones las que nos hicieron consultar con nuestras bases la firma o no del preacuerdo", han explicado.

Más concretamente, se abordó incluir a los VTC en el convenio, la modificación de las categorías profesionales, la retribución del trabajo nocturno, la retribución de las horas de presencia y extraordinarias y garantizar que el concepto de dietas, entre otras.

Por otra parte, han señalado que en los últimos días han asistido a "un intento de negociación camuflada o, mejor dicho, dolosa", al margen de la comisión negociadora, por parte de los sindicatos mayoritarios del sector UGT y CCOO, proponiendo a la patronal, la modificación del anterior sobre Representación Sindical.

La propuesta clandestina era que los sindicatos no firmantes del convenio, no pudieran constituir secciones sindicales, conforme a lo vigente en la actualidad en el convenio del discrecional.

"Desde USO, consideramos un chantaje sindical, que solo intenta debilitar mas, a los sindicatos minoritarios, aplicando de nuevo el sectarismo, al que ya estamos acostumbrados y con el que, no podemos estar de acuerdo", han reprochado.

Con todo, han asegurado que USO "no será cómplice" de estas líneas de actuación y no firmara un convenio, con el objetivo de "debilitar a cualquier otro sindicato que pueda participar en las elecciones sindicales en empresas del sector, al considerar esta maniobra, una vulneración de derechos fundamentales".