Alzhéimer
En España hay unos 800.000 afectados por la enfermedad de Alzheimer y al año se detectan 40.000 nuevos casos. GTRES

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha catalogado la demencia como una prioridad de salud pública. Y no es para menos, dado que en el mundo hay unos 50 millones de afectados por esta enfermedad neurodegenerativa y las cifras no paran de crecer. Para el año 2030 se prevé que haya 82 millones de afectados y en 2050 casi el doble, unos 152 millones. Y si hablamos de demencia tenemos que hablar de alzhéimer, dado que representa un 60-70% de los casos.

La Sociedad Española de Neurología (SEN) calcula que en nuestro país hay en torno a 800.000 afectados y cada año se detectan 40.000 nuevos casos, lo que lo convierte en un problema de primera magnitud dado que actualmente no tiene cura y las opciones de diagnosticarlo y tratarlo precozmente son limitadas.

Lo son por ahora. Porque actualmente el Complejo Hospitalario Ruber Juan Bravo y el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid participan en un programa pionero de investigación internacional en busca de un fármaco que pueda frenar la formación de placas de beta-amiloide en el cerebro que es una de las posibles causas de la enfermedad de Alzheimer.

"En la actualidad los tratamientos contra el alzhéimer no son todo lo efectivos que desearíamos porque comenzamos a aplicarlos tarde, cuando la enfermedad empieza a mostrar síntomas y ya hay depósitos de la proteína beta-amiloide en el cerebro", reconoce el Doctor Rafael Arroyo, jefe del Departamento de Neurología de ambos hospitales madrileños, que ya han reclutado más de 400 participantes para este ensayo clínico denominado Generation, en el que participan más de 190 centros de todo el mundo.

El alzhéimer puede afectar a la memoria, el pensamiento, la orientación, la comprensión, el cálculo, la capacidad de aprendizaje o el lenguaje. Y el objetivo del estudio es identificar a personas cognitivamente sanas pero con un perfil genético que les hace susceptibles de desarrollar la enfermedad. Para ello, mediante una simple muestra de saliva buscan detectar si portan una variedad del gen de la apolipoproteína E4 (APOE4) ya que, en caso de estar presente, se sabe que el riesgo de desarrollar la enfermedad en los próximos 10 años es hasta un 50 por ciento mayor.

Lo ideal es que sean personas de 65 a 75 años, y en caso de detectar esta variante genética se incluirían en uno de los dos ensayos clínicos que tiene en marcha el laboratorio farmacéutico Novartis (Generation 1 y Generation 2) para probar nuevas medicaciones en proceso de investigación con la finalidad de prevenir la aparición de la enfermedad. "Queremos eliminar las placas de beta-amiloide antes de que formen un depósito excesivo en el cerebro que favorezca el desarrollo del alzhéimer", insiste el doctor Arroyo.

Por un lado están los inhibidores de la beta-secretasa, que es una enzima importante para la formación de esta placa que en este estudio se va a administrar desde estadíos muy iniciales y puede provocar que se frene su formación. Y una segunda forma de eliminar la acumulación de beta-amiloide es la inmunoterapia activa con medicamentos que ayudan al organismo a eliminarla.

En el estudio, que se prolongará por espacio de entre cinco y ocho años, intervienen un amplio equipo de investigación de neurólogos, neuropsicólogos, enfermeras, radiólogos, médicos nucleares, técnicos especializados en neuroimagen y farmacéuticos. Lógicamente, no tendrá coste alguno para los voluntarios, que además recibirán una compensación por los gastos de desplazamiento al hospital de referencia, al que deberán acudir ocho veces durante el primer año, y cuatro los siguientes.

"Tenemos muy claro la importancia de la prevención en el caso de enfermedad cardiovascular. En las enfermedades neurodegenerativas, como el alzhéimer, también hay que tender a la prevención", sentencia el doctor Arroyo.

Los días 24, 25 y 26 de junio Madrid acogerá un encuentro informativo en la explanada de Nuevos Ministerios para explicar en qué consiste esta investigación a las personas interesadas. Se habilitará una carpa donde personal y neurólogos participantes detallarán las características de este ensayo clínico y ofrecerán a quienes estén interesados y cumplan los requisitos la posibilidad de participar. Asimismo, también está disponible el correo informativo: prevención-alzheimer@quironsalud.es