Colau consulta a las bases si gobierna con PSC o apoya a ERC
Colau consulta a las bases si gobierna con PSC o apoya a ERC. EUROPA PRESS

El anuncio este jueves de Ada Colau de que "la elección no es ERC o PSC, la elección es la Alcaldía" ha originado un verdadero terremoto político que ha ido más allá de las sedes de socialistas y republicanos, y ha llegado hasta el Parlament de Catalunya.

Por la mañana, la dirección de Barcelona en Comú (BComú) desveló su apuesta por un pacto con el PSC con Ada Colau como alcaldesa, por lo tanto, aceptando los "votos regalados" de Manuel Valls.

Así, los casi 10.000 inscritos en BComú votan desde desde este jueves y hasta las 17.00h del viernes dos alternativas: si avalan el pacto con el PSC "con Ada Colau de alcaldesa" o si prefieren un pacto con ERC "con Ernest Maragall de alcalde". Y, a diferencia de otras ocasiones en que la dirección de BComú ha consultado a sus bases, esta vez la Coordinadora se posiciona y defiende la primera opción.

Según la dirección de BComú, la opción de gobernar con el PSC y conservar el bastón de mando es "la mejor" porque durante estos cuatro años han constatado "la importancia ejecutiva de la Alcaldía", que consideran "clave para marcar las prioridades" y las políticas de ciudad.

La decisión de los comunes ha sido aplaudida por el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, quien, a diferencia de otros días, ha defendido la propuesta de apoyar primero la investidura de Ada Colau para articular después un Ejecutivo de coalición con BComú. Ahora bien, los socialistas dejaron claro que se reservan la opción de presentar la candidatura de su alcaldable ante posibles "eventualidades".

Polémica con los votos "gratuitos" de Valls

La polémica por la opción elegida por Ada Colau radica en que, para mantener la Alcaldía, BComú y el PSC tan solo suman 18 regidores y, por tanto, la hasta ahora alcaldesa depende de los tres votos que ofreció "de forma gratuita" Manuel Valls para alcanzar la mayoría de 21 concejales. Una situación, ha asegurado, que no "gusta" ni a los comunes ni a ella misma, pero que no va a condicionar su opción de gobierno "valiente" para la ciudad de Barcelona.

El apoyo de los votos de Manuel Valls ha suscitado las críticas del candidato de ERC, Ernest Maragall, que ha avisado a los inscritos en BComú de que se está "traicionando su voluntad más profunda, tergiversando el sentido de su voto y el resultado de las elecciones", y les ha pedido que actúen en consecuencia en la consulta, es decir, que voten por ERC.

Maragall ha asegurado sentirse "decepcionado" con la estrategia de la dirección de BComú, a la que ha acusado de no haber sido "honesta" y ha lamentado que "ha perdido la B de Barcelona", ya que "solo les interesa la Alcaldía". Asimismo, ha anunciado que "ERC es demasiado fuerte como para poner su dignidad en venta" y que, por tanto, mantendrá su candidatura.

Tensión en el Parlament

La tensión por los pactos en Barcelona se ha trasladado también al Parlament, donde el presidente catalán, Quim Torra, y los grupos de JxCat y ERC han protagonizado diversos choques dialécticos con los comunes.

Torra ha arremetido contra los comunes por defender que Colau repita como alcaldesa gracias a los votos de Valls. "¿Saben lo que esto significará? Es el voto del establishment, del puente aéreo, de la casta», ha denunciado. "Ha llegado el tiempo de que ustedes decidan", ha dicho. Y ha preguntado: "¿Ustedes qué quieren: derechos o sillas?", en referencia a mantener la Alcaldía, que es lo que votan los comunes.