El 86,2% de los españoles ve series y un 62,5% reconoce que son 'muy importantes en su vida'
El 86,2% de los españoles ve series y un 62,5% reconoce que son 'muy importantes en su vida' MEDIASET/HBO

En su segunda edición, el estudio se ha realizado en base a un cuestionario on-line de más de 90 preguntas al que han respondido 3.140 personas. "Este observatorio nace de la inquietud de saber más sobre la relación entre las audiencias y el contenido" y de "cómo son los espectadores, qué hacen cuándo nos ven y cómo nos ven", señaló Alexia Dodd, experta en marketing y entretenimiento del sector audiovisual y una de las artífices del observatorio durante la presentación celebrada hoy en Madrid en la que subrayó que ahora mismo "las series son un fenómeno social, que va más allá del contenido".

"Las series siempre se han visto, pero ahora la tecnología lo ha revolucionado todo. Ha cambiado el modelo y la forma de consumo", apuntó Dodd que estuvo acompañada por María José Álvarez, experta en marketing y publicidad, y Belén Barreiro, socióloga responsable de analizar los datos del estudio. Las tres coincidieron en destacar que las series se han convertido en "rutina", algo que la mayoría de la población ha incorporado como algo "normalizado a su vida".

El perfil del seriéfilo español habitual sería el de un espectador de comedias (61,8 por ciento) bastante disperso. Y es que el observatorio señala que durante su "momento serie" sólo el 35 por ciento ven series con la atención plenamente dedicada a lo que ocurre en pantalla, sin hacer otra cosa. Por contra, el 65 por ciento realiza alguna otra actividad como picotear algo (el 69,6 por ciento) y más de un 30 por ciento reconoce que se distrae con el móvil o con el portátil mientras ve uno o varios capítulos.

En cuanto a los grandes damnificados por este 'boom' de las series, el 34,5 por ciento de los encuestados señala para ver sus series le roba tiempo a otros productos televisivos o a otras actividades de ocio, como leer (más de un 30 por ciento) y también a "estar sin hacer nada" (un 26 por ciento). Incluso un 3 por ciento reconoce que ver series le quita tiempo a practicar sexo.

Además, un tercio de los adictos a las series reconoce que se da "atracones de series", con maratones seriéfilos de más de seis horas. Una disciplina en la que las mujeres, especialmente las menos de 34 años, destacan sobre los hombres. "Buscan series largas, de muchas temporadas... grandes historias que permiten soñar y crear una vida paralela, algo que tradicionalmente les daba la literatura. Y les gusta mucho la ficción española", afirmó Barreiro.

Pero aún así, atracones compulsivos incluidos, entre plataformas, canales de pago y canales en abierto la oferta es tal que el 40 por ciento de los encuestados reconoce que logra sacar tiempo para ver todas las series que les gustaría. Esa sensación de "no me da la vida o no llego" está cada vez más extendida, reconocen las responsables del estudio, que también destacan que, paralelamente, crece el interés por los formatos más cortos.

FALTA DE REFERENTES FEMENINOS Y NOSTALGIA SERIÉFILA

A la hora de escoger una serie, el estudio señala que es la trama, con más de un 69 por ciento, lo que más valoran los espectadores españoles, por delante de otros factores como la temática (60,6 por ciento), los personajes, (53,8 por ciento) y la originalidad (un 52,7 por ciento).

Otro dato que llama la atención es que a pesar de fenómenos nuevos con gran impacto mediático como Juego de tronos, Stranger Things o The Walking Dead, los seriéfilos españoles siguen apreciando los grandes éxitos del pasado. Entre los personajes que más interés generan siguen apareciendo el Dr. Gregory House; Luisma el personaje de Paco León en Aída; Antonio Recio de La que se avecina; o Rachel de Friends, el único personaje femenino junto a Daenerys Targaryen de Juego de tronos que aparece en los primeros puestos de la lista.

Eso sí, estos fenómenos seriéfilos de moda, tienen especial valor entre el público joven, donde el "peso social" de las series para no quedar excluidos de la conversación entre amigos y también en redes sociales se eleva notablemente. "Creen que las series les hacen aprender y les integran en la sociedad".

SERIES CON O SIN HIJOS

Otro de los aspectos que destaca el estudio es la diferencia que supone ver series para las parejas antes o después de tener hijos. Y es que mientras que en los hogares sin hijos las ficciones televisivas ejercen de nexo en la pareja y "tienen un papel absolutamente central" en el tiempo de ocio en común.

Pero cuando son padres "las series ya no unifican" y se deja de producir "esa relación tan simbiótica" ya que, tal y como apuntó Barreiro, hay menos tiempo y más "divergencia": cada uno busca su propio "momento series" en cuanto tiene ocasión. "Algo muy bonito es que las series y la relación que tenemos con ellas nos dicen mucho del momento de la vida en el que estamos", concluye la socióloga.

En el ámbito familiar, la responsables del estudio también destacan el importante papel que las series tienen para cohesionar y fomentar la conversación entre los propios miembros de la familia "en edades como la adolescencia, en la que es complicada la comunicación especialmente en algunos temas difíciles".