¿Cuántos tipos de seguros de coche existen y cuál me conviene?
El seguro debe adaptarse al tipo de coche, al conductor y al uso que se vaya a hacer del vehículo. Freepik

Coche nuevo, seguro nuevo. Entre los muchos papeleos que hay que llevar a cabo cuando adquirimos un vehículo está el de contratar una póliza de seguro que, además de ser lo más económica posible, se adapte a nuestras necesidades (y nos cubra en caso de percance). Así, son muchos los que optan por la opción 'a todo riesgo' pensando que están libres de asumir ningún gasto si se sufre un accidente o avería inesperada. Sin embargo, las compañías no siempre lo cubren todo y estos cinco ejemplos dan buena cuenta de ello.


Cinco situaciones en las que tu seguro no responde

  • Catástrofe natural. Da igual si es una inundación, una tormenta con granizo, un terremoto o una erupción volcánica, las aseguradoras no responden ante fenómenos naturales (aunque se hayan cumplido religiosamente con todos los pagos de los últimos años). Así, ocurre lo mismo si la catástrofe está producida por el hombre (desde una huelga a un acto terrorista), lo único que se puede hacer es llamar al Consorcio de Seguros y esperar que nuestra póliza permita que sean ellos quienes se encarguen de los daños.
  • Con la ITV caducada. Circular con este certificado caducado es, además de un peligro para la circulación y motivo de multa, un eximente del pago del seguro en caso de accidente. Da igual si el accidente pudiese haberse evitado pasando la ITV o si ha sido fallo humano: tocará al conductor hacerse cargo de todos los daños ocasionados.
  • Fuera de pista. Si bien es cierto que una de las muchas ventajas de las SUV y los coches 4x4 es que están preparados para una conducción óptima fuera de pista, esto no significa que el seguro a todo riesgo vaya a cubrir lo que nos ocurra fuera de la vía convencional. Hay que asegurarse que lo haga y, si no, contratar un añadido especial para poder disfrutar de la potencia de nuestro vehículo sin asumir más riesgos de los necesarios.
  • Accidente entre familiares. Aunque algunos piensen que al seguro se le puede engañar con facilidad, conviene saber que ante un accidente las compañías investigan para averiguar cómo ha ocurrido. De hecho, cuando son dos familiares los que tienen un accidente es posible que nadie se anime a cubrirlo, pues podrá ser tratado como fraude si hay pruebas contradictorias.
  • Conducir con unas copas de más. No todo el mundo tiene claro que, si quebranta la ley y bebe más de lo permitido antes de conducir, además de poner en riesgo su vida y la del resto de usuarios, en caso de accidente, la póliza contratada a todo riesgo no cubrirá ninguno de los daños.