La suma del Partido Popular y Ciudadanos no proporciona a ambos partidos la mayoría absoluta, que en el Consistorio burgalés se fija en los catorce concejales, ya que la suma de escaños entre ambasformaciones da como resultado doce ediles.

De este modo, PP y Cs necesitarán el voto a favor del partido de Santiago Abascal para favorecer la investidura de Marañón, quien en todo momento ha sostenido que los tiempos en este proceso son "muy importantes" porque quien mejor los controle "será el que obtenga un mejor resultado para la ciudadanía".

La abstención de Vox no sería suficiente para que Marañón se haga con el bastón de mando.

De los contactos internos entre las formaciones con representación en el Ayuntamiento, solo ha trascendido una reunión formal entre representantes del Partido Popular y Vox, de la que el alcalde enfunciones, el 'popular' Javier Lacalle, destacó que se habló esencialmente de política fiscal, social y administrativa y no tanto de cargos.

En las pasadas elecciones municipales, el PSOE fue la fuerza más votada en la ciudad y obtuvo once escaños en la nueva corporación, mientras que Podemos, que al igual que Vox irrumpe por primera vez enel Salón de Plenos, obtuvo dos ediles.

Consulta aquí más noticias de Burgos.