El mal de las vacas locas
La enfermedad puede pasar al hombre por el consumo de carne contaminada. ARCHIVO
La enfermedad de las 'vacas locas' es el nombre popular de la encelopatía espongiforme bovina (EBB).

Se trata de una enfermedad degenerativa incurable que afecta al sistema nervioso central de los bovinos (vaca, toro, buey) y que surgió por primera vez en el Reino Unido en los años 80.

El ser humano puede contagiarse por el consumo de carne contaminada por EBB
El mal de las 'vacas locas' puede transmitirse a los seres humanos mediante el consumo de animales infectados, sobre todo si se consumen tejidos nerviosos. La enfermedad se detectó en el hombre en 1996, diez años después de detectarse los primeros casos de EBB en el ganado vacuno.

La causa de la aparición de la encelopatía espongiforme bovina en los animales es una proteína infecciosa, el prión, que se acumula en las células neuronales y acaba en la muerte. El periodo de incubación de la enfermedad es largo, en torno a los 4 o 5 años.

Entre 2001 y 2004 se registraron en España 529 casos de la enfermedad de las vacas locas
Estudios científicos británicos han concluido que la enfermedad se generó a través de alimento para ganado contaminado. En Gran Bretaña fueron sacrificadas más de dos millones de reses por la epidemia de EBB. En todo el mundo se han registrado 182.507 reses enfermas, la mayoría en el Reino Unido. La única manera de destruir los priones que causan el mal es la incineración.

En España, entre 1995 y 2004, se registraron 529 casos, la gran mayoría entre 2001 y 2004, según los datos del Informe epidemilógico de la Comisión Europea sobre EEB en la UE de junio de 2005.

La primera víctima mortal en España se registró en julio de 2005. Se trató de una mujer que vivía en Madrid.