El examen de Castellano de las PAU incluye un texto de Borges.
El examen de Castellano de las PAU incluye un texto de Borges. EUROPA PRESS

El examen de Lengua castellana y literatura, primero de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) en Cataluña, ha incluido este miércoles un fragmento de 'El libro de arena', de Jorge Luis Borges, y un artículo periodístico que aborda la elección de carrera universitaria, siendo éste último la opción elegida mayoritariamente por los estudiantes consultados.

La opción A incluía el fragmento del libro de Borges, sobre el que el estudiante debía contestar diversas preguntas; cuestiones sobre las lecturas obligatorias 'Los niños tontos', de Ana María Matute, y 'Antología de la poesía española del siglo XX' -en esta sobre Pedro Salinas y Luis Cernuda-, y la redacción de un texto descriptivo sobre las posibilidades que ofrecen las redes sociales para mostrar aspectos de la vida.

La opción B estaba conformada por un artículo periodístico de Lola Pons, publicado en 'El País' bajo el título 'Lo que nadie quiere', en el que plasma la elección vocacional de carrera universitaria, sobre el que los alumnos debían hacer un resumen y contestar una serie de preguntas.

Esta opción se completaba con las cuestiones referidas a las dos lecturas obligatorias, en este caso las de la antología poética ha sido referente a Blas de Otero, y la redacción de un texto argumentativo sobre la elección por motivos vocaciones de carreras universitarias.

Tendencia por la opción B

Diversos estudiantes consultados a la salida del examen han asegurado haber optado por la opción B tanto por la expresión escrita como por las preguntas referentes a las lecturas obligatorias, y han remarcado que no han visto complicado el examen.

Una profesora de Lengua y literatura castellana, Herminia Meoro, ha subrayado que "a primera vista parece sencillo" el examen, sin nada que estuviera fuera de temario, y ha incidido en que el texto de Borges es más complicado que el artículo periodístico.

Uno de los estudiantes consultados que ha optado por la opción A, en la que figuraba el texto de Borges, ha explicado que ha elegido ésta por la redacción, y ha considerado que le ha parecido una prueba más fácil que otros años.

El presidente de uno de los tribunales en la Universitat Pompeu Fabra (UPF) Antoni Luna ha explicado que las PAU se han iniciado con normalidad, con las usuales últimas carreras ante la falta de ejemplares en algún tribunal o la llegada tarde de algún estudiante.

Más de 34.500 estudiantes catalanes se examinarán de las Pruebas de Acceso a la Universidad (PAU) a partir de este miércoles y hasta el viernes, con la novedad de que por primera vez la prueba de Historia se podrá pedir en aranés, si bien todos los exámenes se pueden responder en este idioma.

Como cada año, la primera jornada estará dedicada a las materias comunes de Lengua castellana y Lengua catalana, seguidas de las opciones de Ciencias de la tierra y del medio ambiente, Fundamentos de las artes y Matemáticas aplicadas a las ciencias sociales.

A primera hora de la tarde de este miércoles, será el turno de una de las materias a escoger entre Análisis musical, Literatura castellana o Dibujo técnico, como detallan los horarios hechos públicos por el Consell Interuniversitari de Catalunya (CIC) encargado de la organización de las pruebas por encargo de la Secretaría de Universidades del Govern.

Los exámenes de Historia, de Lengua extranjera y de opción a escoger entre Dibujo artístico, Latín y Matemáticas serán las pruebas más madrugadoras de la jornada del jueves, en que los estudiantes culminarán la Fase General, que es obligatoria para todos los alumnos y que consta de cinco exámenes.

Los exámenes de la citada fase -que permite tener a los alumnos una nota del 1 al 10 y puntúa un 40% del global del Bachillerato- están formados por las tres lenguas, Historia, así como una de materia común de opción, como Fundamentos de las Artes, Latín, Matemáticas y las Matemáticas sociales.

Subir nota hasta el 14

A partir de la tarde del jueves, se sucederán los exámenes de la Fase Específica, que no son obligatorios, proponen un abanico de 22 materias y permiten a los alumnos conseguir una nota de admisión a la universidad que suba la nota hasta los 14 puntos.

Así, los alumnos podrán escoger entre Historia del Arte y Química la tarde del jueves, para el viernes empezar con Física o Geografía, seguir con Economía de la empresa, Electrotecnia o Historia de la filosofía, y continuar con las materias de Biología, Cultura audiovisual, Griego, Diseño y Literatura catalana.

Del total de alumnos matriculados, 28.383 corresponden a estudiantes con matrícula ordinaria que han acabado este curso escolar del Bachillerato, mientras que 3.392 son estudiantes de matrícula libre --procedentes de Bachillerato de otros años que no hicieron las PAU o que quieren mejorar nota-- y 2.772 proceden de ciclos formativos de grado superior.

Entre un 95% y un 97% de los alumnos aprueban las PAU, que pasan todos los estudiantes catalanes que quieren acceder a la universidad, y que suponen una ponderación del expediente, como destaca el secretario general del CIC, Lluís Baulenas.

Alumnos de Andorra en La Seu d'Urgell

El proceso de puesta en marcha de estos exámenes dura un año, e implica a 2.700 profesionales universitarios y de Secundaria, de 22 ámbitos territoriales, con la novedad de que este año por primera vez la prueba de Historia se podrá pedir en aranés y que los alumnos de Andorra que quieran hacer las PAU podrán ir a La Seu d'Urgell (Lleida) y no hará falta que se desplacen a la capital del Segrià.

Se calcula que existen 36 alumnos potenciales que podrían pedir los enunciados en aranés, y el objetivo es ampliar esta práctica a otras materias, que en todos los casos pueden responder en este idioma.

En total, habrá repartidos por todo el territorio 161 tribunales ubicados en sedes universitarias y algunos centros de Secundaria distribuidos en 20 poblaciones catalanas.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.