Autismo
Imagen de recurso de una niña de espaldas. FLICKR/CHAMPUSUICIDA - Archivo

La madre de la niña con autismo cuyas maestras han sido denunciadas por sus padres por presuntas vejaciones, ha agradecido el apoyo de todas las personas "que se han preocupado por este asunto tan desagradable", para indicar que está segura de que se trata de "un caso aislado".

En una carta publicada en su perfil personal de Facebook, la madre ha dicho que "he decidido escribir esta carta, principalmente, para dar gracias de corazón a todas las personas, medios de comunicación y demás que se han preocupado por este asunto tan desagradable para nosotros y por todo el apoyo recibido que ha sido muchísimo, inimaginable".

Ha recalcado que "estos son casos aislados; hay maravillosos profesionales que dedican su vida a enseñar, motivar y hacer crecer a estos niños, bajo presión, bajo pocos recursos, bajo mucha incomprensión... y a ellos también les doy gracias".

"Creo que la etapa escolar es la más dura para nosotros. Nos encontramos a diario con pocas horas de pedagogía y logopedia, hay colegios que carecen de monitores y padres que tienen que dejar de trabajar para poder atenderlos si los llaman, no tenemos enfermeras y estamos, en nuestro caso, siempre con miedo de que haya una llamada de que a nuestra hija le ha dado un ataque epiléptico", explica.

Ha dicho, además, que "mi intención cuando decidí meter la grabadora en la mochila de mi hija no fue otra que ver qué ocurría en el día a día que le desencadenase ese tipo de conductas, que cualquiera que la conozca, sabe que jamás fueron propias de ella. Nunca pensé encontrarme que era producto de mofa, junto con nosotros, de 'profesionales', las cuales incluso una de ellas considerábamos amiga. Yo fui la primera sorprendida. Entras en shock y no te lo quieres creer. Empieza toda la habitación a darte vueltas y solo sabes pedir perdón a tu hija. Muchas veces lo intento explicar", porque "una cosa es saber que tú no eres culpable, y otra cosa es sentirte culpable".

Y es que, "los niños y personas con Trastorno del Espectro Autista y Trastorno Específico del Lenguaje sienten y comprenden. Mi hija es independiente, lo que más le cuesta es expresarse, pero comprendía cada grito y cada insulto", lamenta, para "dejar claro que en ese colegio, Cervantes de Dos Hermanas, hay muy buenos profesionales".

Se refiere, además, a su hija, que "a día de hoy es muy feliz. La quiere muchísima gente y ahora, todavía más. Ha sido capaz, sin poder hablar de ser buque insignia de muchos niños a partir de ahora, y su mamá está muy orgullosa de ella. Hay que luchar porque no tengan que ser los niños los que se cambien de centro cuando estas cosas ocurren", concluye.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.