Valentín con su abuela Lola, en 'MasterChef'.
Valentín con su abuela Lola, en 'MasterChef'. TVE

La naturalidad siempre gana puntos, y es lo que consiguió este martes Lola, la abuela de Valentín, uno de los concursantes de la presente edición de Masterchef, con su visita al programa de La 1 en el especial donde los aspirantes se enfrentaban a una de las pruebas en compañía de sus seres queridos.

En su presentación Pepe Rodríguez le preguntó la profesión a la que le habría gustado que se dedicara su nieto antes que a la cocina: "Me ha dicho un pajarito que a usted, más que cocinero, le habría gustado que Valentín fuera otra cosa". Tal afirmación provocó la risa en la estrella de la noche y de su nieto, que no dudó en reconocer que le habría gustado que "hubiera sido cura".

"Que cura más guapo", añadió, pero su nieto le respondió que si hubiera elegido el camino de la religión "no podría..." e hizo un gesto haciéndole ver que no podría tener relaciones. "Siempre me decía que torero o cura", añadió Valentín. "Él siempre ha sido muy bueno, un poquito cabezón. Yo no soy de las que va todos los días a misa, pero me gusta", reconoció Lola.

Tampoco dudó en comentar las intervenciones de otros aspirantes, como fue el caso de la presentación de la madre de Aleix, que afirmó que el joven "había nacido de culo y dicen que los que nacen así llevan la suerte en la frente". En ese momento, Lola le confesó a su nieto que "yo también nací de culo. Me lo decía mi madre".

Además, mientras preparaban el postre de la prueba, abuela y nieto vivieron otra situación cómica cuando Lola se acercó demasiado a los fuegos de la vitrocerámica. "Vaya unas cocinas, todas tienen pito. Le pasa lo mismo que a la mía, nada más que arrimo la teta, ya está chillando", provocando la risa de su nieto.