Alerta: la moda del robo de retrovisores que podría llegar a Europa
La ley obliga a la utilización de dos retrovisores, uno interior y otro exterior. Freepik

Los espejos retrovisores son una parte muy importante de un vehículo a la hora de circular. Este elemento, que podría tener los días contados tras la llegada de un novedoso sistema de cámaras en el coche, se ha convertido también en el objetivo de numerosos ladrones, especialmente en ciudades americanas.

Nueva York es una de las urbes más afectadas, donde ya se han detectado una importante cantidad de hurtos en un área concreta. De hecho, las autoridades americanas ya han puesto en alerta a los habitantes, conscientes de que un alto porcentaje de robos tienen un denominador común: se realizan en coches de alta gama, equipados con elementos cuyo valor económico es muy elevado.

Cristales electrocromáticos, sensores de ángulo muerto, cámaras para la asistencia al conductor... Se trata de piezas de gran coste y con una notable presencia en el mercado de segunda mano. Marcas automovilísticas como Audi, BMW, Lexus, Mercedes o Porsche son algunas de las firmas con los retrovisores mejor equipados.

En la actualidad, el valor de determinados espejos retrovisores que cuenten con cámaras integradas puede alcanzar alrededor de 1.500 euros. Por este motivo, son ya muchos los usuarios de vehículos en todo el mundo que han extremado las precauciones en las últimas semanas.

¿Puedo circular sin un retrovisor?

Respecto a la importancia de circular con los retrovisores en perfecto estado, conviene recordar que la ley obliga a la utilización de dos retrovisores, uno interior y otro exterior. El primero deberá ir ubicado en la zona central, mientras que, en el caso del segundo, el retrovisor del lado izquierdo posee carácter obligatorio. No así su homólogo en el costado derecho del vehículo, que es optativo según cada conductor, aunque lo más recomendable es hacer uso de él ya que aportará más información al encargado de dirigir el volante.