Britney Spears
La cantante Britney Spears de vacaciones en Miami (Estados Unidos). GTRES

Britney Spears sigue preocupando a sus seguidores. Por el momento, no tiene previsto volver a cantar y, en medio de la controversia, le ha declarado la guerra a los paparazzi.

Días atrás, la agencia MEGA difundió unas fotos suyas en biquini junto a su novio Sam Asghari donde la cantante de Baby one more time aparece con sobrepeso. Según ella, las imágenes se han retocado para dañar su imagen tal y como ella misma explica en un vídeo que ha subido a su cuenta de Instagram.

"Muchos fans critican las fotos y los vídeos de las redes sociales porque piensan que tienen filtros. Pero nadie se pregunta... "¿Son fiables las fotos de los paparazzi? ¿Son sus noticias verdaderas? Ayer fui a nadar y en esas fotos parece que tengo 20 kg más. Sin embargo, ahora estoy aquí, delgada como un palillo. ¿Qué es real?", plantea la artista en su post.

Por su parte, la agencia ha rechazado las acusaciones de Spears y las califica de ridículas. "Consideramos que Britney tiene un buen aspecto y es absurdo sugerir que las fotos o los vídeos se han retocado de alguna forma. No se hizo. Tenemos millones de imágenes de ella durante el fin de semana y no tenemos inconveniente en mostrárselos".

El estrés por la enfermedad de su padre Jamie Spears hizo que la cantante suspendiera de manera indefinida sus actuaciones y que terminase internada en un centro de salud mental.

Sin embargo, algunos de los seguidores de la estrella aseguran que su ingreso fue contra su voluntad y que psicológicamente no está muy bien. La teoría conspiranoica que manejan va más allá y sería su equipo (dirigido por su padre) el que gestiona las redes sociales de Spears con el fin de "despistar a la opinión pública".