Pozo en India
Trabajos de rescate del niño atrapado en el pozo en India. ANI EN TWITTER

El jueves pasado, el niño de dos años Fatehvir Singh se cayó en un pozo de 33 metros de profundidad y 23 centímetros de diámetro en el estado indio de Punjab. Los equipos de rescate han logrado sacarlo después de 5 días en un operativo que ha tenido un triste final, pues el menor ya estaba muerto cuando lograron llegar hasta él.

La tragedia comenzó el jueves pasado, cuando el pequeño Fathevir estaba jugando en un descampado cerca de su casa, en la localidad de Bhagwanpura. El pozo abandonado estaba tapado con un saco con tierra, que cedió cuando el niño caminó sobre él, resbalando hacia el fondo.

Los socorristas lo intentaron todo. Primero trataron sacarlo con una cuerda, sin éxito. Luego introdujeron un conducto de oxígeno y una cámara, y comenzaron a cavar un pozo paralelo para llegar a la profundidad donde estaba el niño atrapado, y después hacer un túnel horizontal para llegar a él. Un sistema similar al que se empleó a principios de año para rescatar al niño Julen en la localidad malagueña de Totatlán.

A las 5.30 hora local de este martes y tras 110 horas, los equipos lograron sacar al niño del pozo e inmediatamente lo trasladaron al hospital, donde los doctores lo declararon muerto.

Fatehvir era hijo único, y había cumplido dos años el lunes, mientras seguía atrapado en el pozo.

Los equipos de rescate, coordinados por la Fuerza de Respuesta a Desastres Nacionales, había desplegado un gran operativo para sacarlo con vida. Sin embargo, desde el lunes comenzaron a producirse protestas contra las autoridades por que los vecinos consideran que las operaciones comenzaron demasiado tarde. Los manifestantes gritaron consignas contra el gobierno en las inmediaciones de la zona del rescate y cerraron el tráfico una carretera local.

El capitán Amarinder Singh, ministro en jefe de la región de Punjab, ha trasmitido sus condolencias a los familiares y ha pedido la revisión de cualquier pozo abandonado para que no se vuelva a repetir una tragedia similar.