Donald Trump y Emmanuel Macron
Donald Trump y Emmanuel Macron plantando el árbol. GTRES

El árbol que el presidente francés, Emmanuel Macron, regaló a su homólogo estadounidense, Donald Trump, y que ambos plantaron en los jardines de la Casa Blanca en abril del 2018 como símbolo de amistad entre ambos ha muerto. Un hecho que coincide con el desgaste progresivo de la relación de ambos dirigentes, marcada por constantes desencuentros que abarcan desde Irán hasta el comercio.

Se trataba de un joven roble con el que el presidente galo obsequió a Trump durante su visita a Washington, y que ambos plantaron ante la atenta mirada de sus esposas y de los focos del mundo entero, según ha informado la agencia France Presse.

El de Macron era un gesto de concordia y buena voluntad que pretendía apelar a la historia de colaboración entre ambas potencias, ya que el árbol provenía de un bosque del norte de Francia donde fallecieron más de 2.000 marines americanos durante la Primera Guerra Mundial.

Una vez en las inmediaciones de la Casa Blanca, el árbol hubo de ser trasplantado de forma casi inmediata a otro lugar para ser puesto en cuarentena, un trámite obligatorio para cualquier organismo vivo importado al país norteamericano, según explicó el embajador de Francia en Estados Unidos.

A pesar de que la intención era trasplantar de nuevo el árbol en los jardines de la residencia presidencial, el roble no superó este periodo de cuarentena y no pudo ser devuelto a la Casa Blanca, de acuerdo con fuentes diplomáticas, que han revelado esta información después de que ambos líderes coincidieran en el 75 aniversario del desembarco de Normandía.